El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Con la mira en el martes.

El salteño Urtubey aprovechó la comedia de enredos que hay en el gabinete nacional para colocarse al frente de la cruzada por el Presupuesto 2019, el cual ni siquiera fue ingresado en la Cámara baja nacional.

Con la mira en el martes.

Por: Federico Pérez. 


En su visita del fin de semana a la provincia de Chubut y en torno al proyecto de Presupuesto 2019, Juan Manuel Urtubey argumentó por el lado de la corrección política a sus pares, declaración que debe haber frenado la última función de “Chómpiras & Botija” que por esas horas daban algunos miembros del gabinete nacional.

El mandatario salteño, con la contra evidente del mecanismo de caja negra por una iniciativa cuyo contenido recién se conocerá el 15 de septiembre (cuando sea presentada en la Cámara baja nacional), apeló a la “responsabilidad institucional” al momento de pedir a los demás gobernadores señales políticas concretas que sirvan al gobierno nacional.

Junto a su par chubutense Mariano Arcioni, pidió un trabajo conjunto “para salir adelante” y contrastó que “negar la Ley de Presupuesto al Gobierno es un acto de irresponsabilidad institucional”. Cucarda que, según supone JMU, le permitirá este martes sentarse en un sillón cercano a las autoridades nacionales cuando el martes se negocie en Olivos en relación a esta iniciativa.

La jugada del gobernador de Salta parece relegar a un segundo plano las volteretas que al final de la semana dieron el ministro Dujovne y su ex par –hoy Secretario- Iguacel, alrededor del traspaso a las provincias del financiamiento a la tarifa social, decisión que el segundo tomó el lunes y el primero anuló este viernes. Todo eso, en medio del reseteo del gabinete que degradó Ministerios a lo loco para terminar contribuyendo en 0 pesos a la disminución del rojo fiscal.

De paso, le quitó algo de peso a los restantes desencuentros conceptuales que durante la víspera expusieron el Presidente Macri versus el presidente en comisión del Banco Central, Luis “Ipanema beach” Caputo. Para el titular del Ejecutivo nacional, el país viene mojado y rotoso de soportar 6 tormentas, aunque no descartó la irrupción de nuevas tempestades. En tanto, a pocos metros de la bodega desde la cual habló el mandatario, su banquero central –en la reunión del Instituto Argentino de Ejecutivos en Finanzas -daba por aprendida la lección a los cerriles inversores del sector especulativo que decodificaron “el mensaje” y así proyectó un escenario en “calma”.  

Además de esta contribución a disipar la comedia de enredos que, por estas horas reina en el gabinete nacional, Urtubey reclama el cetro del grupo de gobernadores que intentan relegar a los diputados y senadores nacionales al rol de “correveidiles”, en cuanto al debate por el Presupuesto del año que viene. En ello, se diferenció de Felipe Solá, quien este mismo fin de semana advirtió que habrá una proliferación de votos negativos, en caso que la iniciativa enarbolada por Casa Rosada programe un 2019 a pura hemoglobina, chaira y tijera para la ciudadanía. Es lo que pide Balcarce 50 o, bien, Washington, que a esta altura son equivalentes.

El macrismo intenta darle varias capas de maquillaje a la presentación ante la sociedad de semejante carnicería, cosa que la paisanada no emita tanta quejumbre. Este martes, en la silla que busca Urtubey, el gobierno nacional sentará a la mesa para que las provincias escudriñen cuáles de ellas asumirán $ 100.000 millones (de los $ 500 mil en total) que contribuirán a fin de abuenarse con el FMI. No para bajar el déficit fiscal, que de todas maneras sumará el 3,3 % del PBI el año que viene por los servicios de deuda, sino para reorientarlo a pagos externos que desde 2016 hasta febrero de este año significó que la orquesta afinara “El himno a la Revolución de la Alegría”.

Los buenos oficios del mandatario salteño tienen la valía de un “gol de oro” en tiempo suplementario, ya que el macrismo llevó a Washington como carta de presentación para mitigar el incumplimiento del pacto firmado 90 días atrás, redactar un nuevo acuerdo y mangar u$s 35.000 millones más, justamente lo que se discutirá en Olivos recién este martes. Un mecanismo idéntico al convenio con el FMI anunciado un miércoles por Macri, en una de sus habituales exhibiciones lingüísticas de un minuto y medio, e iniciado cinco días después por el ex panelista del canal Todo Noticias, Nicolás Dujovne.


COMENTARIOS