El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

California tiene muy pocas probabilidades de dividirse en tres estados, aunque el plan irá a votación en noviembre
California tiene muy pocas probabilidades de dividirse en tres estados, aunque el plan irá a votación en noviembre

California es el estado más poblado y más rico de Estados Unidos. Con casi 40 millones de habitantes y un producto interno bruto de 2.4 billones de dólares, es la sexta economía del planeta, más rica que Francia, Brasil o Rusia. Y es el estado más influyente en el Congreso, con 53 representantes federales, y el que más votos electorales, 55, concede en las elecciones presidenciales.

Pero algunos creen que esa magnitud es demasiado y desean partir a California en tres estados.

Ver fotos
La bandera del estado de California, con su alusión a su efímera etapa como República en 1846. (Flickr/Hakan Dalhstrom)

Una idea que en realidad no es nueva (pues ha rondado por años) pero que en 2018 finalmente llegará a la boleta de votación en las elecciones del 6 de noviembre de 2018 luego de que la Secretaría de Estado de California validó las 402,468 firmas de apoyo presentadas, más que suficientes para que la propuesta sea llevada a la consulta ciudadana, de acuerdo a CNN.

El plan de partir a California en tres estados ha sido impulsado por el millonario Tim Draper, que ya trató sin éxito de que se considerara un esquema para crear seis estados en el actual territorio californiano. Sus razones son que el actual gobierno de California es demasiado grande, que muchas comunidades no están bien servidas ni representadas y que en sí el estado mismo es muy diverso. Por ello entidades más pequeñas serían más capaces de atender las necesidades de los ciudadanos. El actual estado es “demasiado grande para ser exitoso”, según la vocera de la campaña, denominada ‘Citizens for Cal 3’ o simplemente Cal 3.

Las tres Californias

La iniciativa que se pondrá a la consideración de los votantes californianos en noviembre implica dividir al estado en California del Norte, con el área de San Francisco, Sacramento y el norte; California a secas, con la zona costera que iría desde el condado Monterey hasta Los Ángeles; y California del Sur, con el área del Condado de Orange a San Diego más la zona al este que colinda con Nevada. La población de esos estados sería 13.2 millones, 12.3 millones y 13.9 millones, respectivamente.

Con todo, se ha criticado que ese esquema tiene detrás una connotación política. California es mayoritariamente demócrata, pero su fragmentación podría potenciar en ciertas áreas el voto republicano. Eso sería especialmente significativo en el Senado, donde cada nuevo estado tendría dos senadores, para un total de seis en donde ahora hay solo dos.

Ver fotos
El mapa de la propuesta de partir California en tres estados que se pondrá a votación en noviembre. (KTLA)

Además, en el marco de la elección presidencial, la fragmentación de los 55 votos electorales que tiene California en tres contingentes también volvería a ese territorio, actualmente un bastión firme demócrata, en una región más competitiva, lo que podría alterar el escenario electoral general.

Viabilidad muy reducida

En principio, pese a sus más de 400,000 firmas de respaldo, la posibilidad de que en efecto California llegase a ser dividida es muy escasa. Primero, la propuesta Cal 3 deberá ser aprobada mayoritariamente por los ciudadanos de ese estado pero eso no basta para hacerla realidad, pues por ordenamientos constitucionales esa partición tendría que contar con el aval tanto de la Asamblea de California como del Congreso de EEUU. Y aunque especialistas han sugerido que el voto popular de los californianos podría equivaler al aval de la Legislatura estatal, eso no es claro y posiblemente acabaría en litigio.

Aunque pase esos dos obstáculos, el aval del Congreso federal sería clave y no es claro que en el actual balance político en ambas cámaras, y más con lo que se ajuste tras los comicios de noviembre, eso resulte viable.

Sea como sea, primero está la cita de las urnas y, por lo que indican las encuestas, la aprobación del plan Cal 3 luce remoto. Según una encuesta de SurveyUSA, el 72% de los californianos rechaza la partición del estado y solo el 17% la apoya. Los republicanos son más receptivos a esa idea, pero incluso el apoyo entre ellos a Cal 3 es de solo el 26%, con 67% que lo rechazan.

Pero si todo se acomodase a favor de la partición, lo electoral, lo legislativo y lo judicial, sería la primera ocasión desde que Virgina del Oeste se separó de Virginia en 1983 que se da una partición de un estado y con ello se daría fin a los 168 años de California como una unidad estadounidense, como se comenta en Los Angeles Times.

Draper ya intentó sin éxito su plan de partición en 2012 y 2014 (entonces con seis Californias) y ha desembolsado ya cerca de 5 millones de dólares para lograrlo. En 2018 tendrá su mejor oportunidad, al llegar su iniciativa a las urnas, aunque sus posibilidades parecen en realidad mínimas. Y hace algún tiempo otra iniciativa, la secesionista conocida como Calexit (en alusión al Brexit para sacar al Reino Unido de la Unión Europea) o YesCalifornia, propuso la independencia de California y también realiza una campaña para lograr las firmas para incluirla en las elecciones, en este caso en un proceso especial en 2021.

Sus posibilidades de éxito, con todo, lucen hasta el momento ínfimas.

El futuro de California, por lo pronto, se perfila unido y aunque el ejercicio democrático permite la expresión y propuesta de otras posibilidades, que en el caso de Cal 3 tendrá su prueba de fuego en noviembre, la posibilidades de esa separación lucen muy cuesta arriba.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro

COMENTARIOS