El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Los últimos datos sitúan en 13 los muertos y 8 los heridos en un atentado en el sureste de Afganistán
Los últimos datos sitúan en 13 los muertos y 8 los heridos en un atentado en el sureste de Afganistán

Kabul, 27 may (EFE).- El Gobierno afgano informó hoy de que 13 personas han muerto y 8 han resultado heridas en un atentado con un coche bomba en la provincia de Khost, en el sureste de Afganistán, contra un vehículo de las fuerzas de seguridad afganas, informaron hoy fuentes oficiales.

El portavoz del Ministerio del Interior afgano, Najib Danish, actualizó en su cuenta de Twitter la cifra que él mismo había dado inicialmente, reduciendo de 18 a 13 de los muertos y elevando en dos el número heridos.

Precisó que entre los ocho lesionados hay dos niños y que nueve vehículos resultaron dañados por la explosión del coche bomba en una parada de autobús de Khost.

Un representante del gobernador de Khost, Mubariz Zadran, indicó a Efe que "la mayoría de los muertos son miembros de las fuerzas de seguridad, aunque hay también civiles entre los muertos y heridos".

De acuerdo con la información preliminar el ataque se produjo contra los soldados, que se desplazaban hacia su cometido diario.

Los militares pertenecían a las Fuerzas de Campaña, un cuerpo establecido por las fuerzas estadounidenses que se encuentra bajo la jurisdicción del Gobierno afgano y en el Directorio Nacional de Seguridad (NDS) figuran como fuerzas de elite locales.

El portavoz talibán Zabihullah Mujahid reivindicó en un mensaje difundido el atentado contra "el convoy" de fuerzas, que "iban vestidos de civil y usaban vehículos civiles".

Aseguró que en el ataque han muerto 22 soldados y que no había civiles en la zona, al tiempo de afirmar que el ataque fue preparado durante meses.

En un mensaje difundido por su oficina en Twitter, el presidente, Ashraf Gani, condenó el ataque terrorista.

Gani había pedido ayer a todos los grupos armados que establecieran una tregua por el sagrado mes del ramadán que comenzó hoy.

El atentado sin embargo cumple con la tradición de que con el ramadán llega un incremento de los ataques talibanes en todo el país, sumido en una ofensiva de los insurgentes desde el inicio de la denominada ofensiva de primavera a finales de abril.

Desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, los insurgentes han ido ganando terreno en diversas partes de Afganistán y en la actualidad controlan, tienen influencia o se disputan con el Gobierno al menos el 43 % del territorio, según datos de Washington.

COMENTARIOS