El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

800 presos palestinos abandonan la huelga de hambre de 40 días tras un acuerdo
800 presos palestinos abandonan la huelga de hambre de 40 días tras un acuerdo

Ramala (Cisjordania), 27 may (EFE).- Más de ochocientos presos palestinos en cárceles israelíes suspendieron hoy una huelga de hambre tras cuarenta días sin comer, después de lograr un acuerdo con Israel por el que se amplían las visitas familiares de una a dos mensuales, una de sus reivindicaciones.

"Los prisioneros han ganado", valoró el miembro del Comité Central del partido nacionalista Al Fatah, Yamal Muhesen, en una rueda de prensa en Ramala sobre el cese de la protesta, denominada "Por la Libertad y la Dignidad" y que encabezó el líder de Al Fatah Marwan Barguti.

El portavoz del Gobierno palestino, Yusuf Mahmud, alabó la "gloriosa victoria" que pasará a formar parte "de la historia de nuestra lucha nacional", recogía hoy la agencia estatal palestina Wafa.

El acuerdo se alcanzó de madrugada por un comité formado por varios reclusos, entre ellos Barguti -que cumple cinco cadenas perpetuas por participar en otros tantos asesinatos-, después de negociar con las autoridades penitenciarias israelíes durante 20 horas, explicó a Efe el presidente del Club de Prisioneros Palestinos, Qadura Fares.

"El comité decidió suspender la huelga tras haberse dado respuesta a algunas de las peticiones palestinas, aunque aún quedan algunos asuntos que serán debatidos más adelante", abundó el representante palestino.

En este sentido, el portavoz de la Comisión de Asuntos de los Prisioneros y Exprisioneros, Akram Ayasa, expuso a Efe que ambas partes "han dialogado para llegar a un mayor entendimiento sobre mejoras en los campos de la salud y la educación", pero no señaló medidas concretas.

El Servicio de Prisiones israelí, que había asegurado que no negociaría con los reclusos, informó en un comunicado de que el fin de la protesta se logró "con un acuerdo entre el Estado de Israel, la Cruz Roja y la Autoridad Nacional Palestina, ofreciendo a los presos de seguridad una segunda visita al mes de sus familiares que será financiada por el Gobierno palestino".

El restablecimiento de las dos visitas mensuales, un sistema que funcionaba hasta el año pasado, era una de las reivindicaciones de los huelguistas, que también pedían "el fin de las penas en celdas de aislamiento, de la tortura, la negligencia médica o la detención administrativa, además de acceso a educación y atenciones médicas".

Las autoridades penitenciarias israelíes afirman que 1.578 presos palestinos, de los cerca de 6.500 que cumplen condena en cárceles israelíes, han participado de forma intermitente en esta protesta, la mayoría de ellos afiliados con el partido nacionalista palestino Al Fatah.

En cuarenta días, más de 750 internos fueron abandonando progresivamente el ayuno, que reducía su ingesta a agua y sales, hasta los 834 que pusieron fin a la huelga hoy tras alcanzarse el pacto.

Dieciocho reos fueron hospitalizados por el deterioro de su estado de salud y serán devueltos a prisión cuando su estado mejore.

Esta semana el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) había pedido a las autoridades israelíes que encontraran una solución a la situación "para evitar la pérdida de vidas o daños irreversibles a la salud de los detenidos".

También recientemente el coordinador de la ONU para la paz en Oriente Medio, Nickolay Mladenov, mostró su preocupación por la salud de los presos en huelga, y dijo que "es un imperativo dar con una solución tan pronto como sea posible y en línea con el derecho internacional humanitario y las obligaciones de Israel con los derechos humanos".

Por su parte, el presidente palestino, Mahmud Abás, trató este jueves el tema en profundidad durante su encuentro con el asesor estadounidense para negociaciones en Oriente Medio, Jason Greenblatt, al que pidió ayuda para buscar una respuesta israelí al conflicto.

Desde que comenzó la protesta el pasado 17 de abril, la sociedad palestina se ha volcado para mostrar su solidaridad con los presos, con varios días de huelga general que tuvieron un gran seguimiento, continuas marchas de apoyo y manifestaciones hacia los puestos de control militares israelíes, algunas de las cuales fueron violentas y en las que murieron dos jóvenes palestinos (uno por fuego de un colono y otro de soldados) y más de un centenar resultaron heridos.

En las principales ciudades de Cisjordania, y también en Gaza capital, se levantaron tiendas de apoyo, a las que la población se acercaba para mostrar su solidaridad.

Además, fueron recurrentes los cortes de carreteras en los territorios ocupados, los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes y las protestas en las sedes del CICR, que forzaron durante varios días el cierre de sus oficinas centrales en Ramala.

María Sevillano

COMENTARIOS