El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

El victimario como damnificado

La distorsión sociopolítica con la que el diputado nacional Alfredo Olmedo analiza la realidad lo lleva a plantear situaciones paradójicas, como las que reflejó este jueves en una visita al canal A 24, respecto al caso Maldonado y el reclamo mapuche.

El victimario como damnificado

Si algún día Alfredo Olmedo llegase a tener mayor predicamento, tal vez el sol gire alrededor de sus tierras en Salta Forestal, los diaguitas hayan invadido España y derrocado a Fernando VII, pero por ahora eso no va a suceder.

De acuerdo a la particular visión del diputado nacional por Salta (quien, por otro lado, parece reclamar el copyright del discurso macrista, y ahí, sí, tiene toda la razón), los mapuches reclaman tierras patagónicas como suyas y “le declaran la guerra” a nuestro país.

Esto dijo ayer Olmedo, y al menos por el momento nadie del gobierno tomó la posta de esta “advertencia” y se puso a redactar ningún decreto de aniquilamiento, sino la situación del país ya habría vuelto a 1975.

“Debemos respetar la génesis de la creación de toda fuerza de seguridad. Gendarmería está para mantener la identidad nacional, preservar nuestro territorio, responder a las crisis, no es posible que hoy se la quiera desprestigiar”, dijo ayer en América 24, confundiendo una acusación concreta ante la justicia –desaparición forzada de personas-con una habladuría de pueblo.

“Los gendarmes deben combatir el delito y erradicar el narcotráfico, el terrorismo, el crimen organizado”, dijo el legislador nacional, aunque sin aclarar por qué no se cumple con esta noble función, por ejemplo, en nuestra frontera norte, en lugar de custodiar propiedades privadas en litigio, en el sur del país. Lo cual, efectivamente, desvirtúa la función de esta fuerza de seguridad, reduciéndola a la de una agencia privada encargada de preservar la tranquilidad de los countrys.

“No podemos manchar a todos por lo que pasó con Maldonado que esperamos que aparezca con vida, pero como dicen las leyes, nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario”, aconsejó, con parte de razón, lo cual sería una situación ideal si no mediasen fuertes indicios, testimonios y pruebas que apuntan a un posible encubrimiento, por parte del Estado nacional. 


COMENTARIOS

Más en NACIONALES