El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Un teatro para una testimonial

El macrismo prepara una campaña específica de comunicación para afrontar una revelación más que trascendente: la postulación de Esteban Bullrich sería sólo testimonial, ya que el oficialismo planea otro destino para el ex ministro, luego de las elecciones de octubre.

Un teatro para una testimonial

El trascendido corrió con una velocidad sorprendente: Esteban Bullrich sería nada más que una figura decorativa para los comicios del 22 de octubre, ya que el macrismo programa su futuro, no en el Senado nacional, sino en la embajada argentina en EEUU.

De acuerdo a esta versión, el ex ministro de Educación iría, una vez electo por un significativo número de electores bonaerenses a esta dependencia diplomática y su banca tendría como titular a José Torello, hombre de máxima confianza del presidente Mauricio Macri.

Este puesto de plenipotenciario se encuentra vacante, luego de la eyección de Martín Lousteau de Washington, lo que refuerza la posibilidad que esto figure efectivamente en el diagrama de acción del oficialismo, con el asesor presidencial de confianza rumbo a la cámara alta.

Esta posibilidad fue echada a rodar anoche por el periodista Jorge Asís, aunque desde hace semanas se menciona que Macri quiere mandar a su jefe de asesores y ex compañero del Newman al Senado, donde necesita a alguien de su máxima confianza.

Este jueves, el portal La Política Online citó fuentes del macrismo para confirmar que tal opción se viene barajando en los despachos oficiales desde antes del 13 de agosto.

“Macri quiere tener a Torello encima de los temas complejos que se debatirán en el Senado después de diciembre. Por ejemplo, el Presidente quiere reflotar la reforma política ideada por Torello, el cerebro de los temas electorales del PRO”, reseñó hoy el diario digital metropolitano.  

Además, partiendo desde el cuasi anonimato, el asesor presidencial sería una figura más cerril para la fundamentación de proyectos como los de flexibilización laboral e incremento en la edad jubilatoria, por ejemplo, los que el gobierno tiene en carpeta para fin de año.

La movida está tan avanzada que, ante una consulta de La Política Online, gente cercana a Bullrich admitió que el candidato no digirió del todo la posibilidad de trasladarse a Washington, pese a que tal recompensa es apreciada, luego de haber sido corrido en extensos tramos de la campaña.


COMENTARIOS