El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Ni un centímetro a ceder

Por Federico Pérez Córdoba (*). El macrismo ratificó a terceros de otras vertientes políticas o partidarias, entre ellos el mandatario salteño, su mensaje que Corrientes es una apuesta electoral que el oficialismo no piensa ceder en octubre.

Ni un centímetro a ceder

En vistas al llamado electoral del 8 de octubre, Mauricio Macri mandó otra señal inequívoca en respaldo al oficialismo  correntino Encuentro por Corrientes-Cambiemos, al ratificar promesas de inversiones por $ 37 mil millones en obras de infraestructura.

Así lo publicitó Carlos Vignolo, titular de la Unidad Fantasma Plan Belgrano y reemplazante del inefable tucumano José “Can not” Cano, refuncionalizado en candidato a diputado nacional de Cambiemos.

Si bien Vignolo carga con el peso de la falta de credibilidad por tales anuncios en los que incurrió -a mansalva- su predecesor, la expectativa de Casa Rosada es que esto incida a favor del actual gobernador, Ricardo Colombi.

En contraste con los innumerables reclamos que en estos 20 meses de gestión macrista arrecia en 9 provincias del norte argentino, Corrientes es destinataria de este nuevo anuncio a poco menos de diez días de los comicios para definir al nuevo gobernador.

En tanto, desde la región arribó esta semana el jefe de otro distrito contrariado por los fallidos planes de inversión de la UFPB, el salteño Juan Manuel Urtubey, quien desembarcó en este distrito para apoyar a la fórmula opositora, integrada por Carlos Espínola y Eugenio “Nito” Artaza.

Además de expresar públicamente esta diferenciación en la pelea por el distrito correntino, JMU también intentó enviar señales de descontento por la arremetida de funcionarios nacionales a su provincia. Pese al supuesto pacto de no intromisión que el salteño habría acordado a mitad de año con Casa Rosada, el macrismo reforzó en los últimos días los desembarcos de enviados de tercera línea a Salta, con el fin de apoyar la candidatura de Martín Grande Durand, postulante a diputado nacional.

Esta apuesta destinada a “pintar de amarillo” el distrito gaucho, como lo repitieron a coro el propio Grande Durand y el ministro Frigerio, se concretó de modo cronometrado. Acordado el 15 de septiembre en un cónclave macrista en Parque Norte, se hizo palpable el 19 de septiembre, con la llegada del Secretario de Deportes de la nación, Carlos McAllister. La jugada se programó, de forma tal que esta actividad proselitista no se superpusiera con la festividad religiosa del Señor y la Virgen del Milagro.

A ello, le sucedieron el arribo de un contingente de punteros Pro que la semana anterior recorrieron el departamento Rivadavia, aparentemente con el banco de datos del entramado de CONIN, la entidad presidida por el médico Abel Albino (por lo cual Urtubey  debería, cuanto menos, pedirle explicaciones a su ministro de Primera Infancia, Carlos Abeleira) y alguna célula local.

A lo que le sucederá mañana, el desembarco en Salta del titular de la compañía Trenes Argentinos, Mario Fiad. Este nuevo camarlengo macrista suma otra carta a la apuesta nacional en pos de un primer lugar el 22 de octubre y la ulterior construcción para copar el poder provincial en 2019. 

Frente a ello, la tropa “U” se ocupó de publicitar que el actual gobernador se ponía al frente de la campaña para repuntar al macilento candidato del oficialismo, Andrés Zottos. En paralelo, el propio Urtubey decidió esta visita a Corrientes y la foto junto a Espínola-Artaza, más algún seminario menor sobre P & E.

Sin embargo, entre su propia tropa esto deja dudas si ambas jugadas contribuyen a la misma finalidad, la de asegurar el territorio, o constituyen objetivos superpuestos con la inclusión de discutirle al oficialismo el poder nacional.

 
(*) Salta informa, 28 de septiembre de 2017. 


COMENTARIOS