El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

La voz del empresariado

El candidato a diputado nacional por el macrismo salteño, Martín Federico Grande Durand, se declara a favor de debatir la flexibilización laboral y la reforma previsional, a la vez que marca alguna pequeña diferencia en materia de educación religiosa y sobre el Caso Maldonado.

La voz del empresariado

Martín Grande Durand y el Pro prevén que el próximo mes “Salta tenía posibilidad de pintarse de amarillo”, es decir, un triunfo claro sobre el oficialismo urtubeísta, como  por sobre la centroizquierda y la izquierda. A partir de allí, en diálogo con el diario “Punto Uno” el empresario de medios adelantó su voluntad acompañar al gobierno nacional en leyes tendientes a reducir salarios y otros beneficios para el trabajador, como también ahorrarle al Estado en pagos de beneficios previsionales.

“Todavía no hay nada en concreto sobre el tema”, ensaya Grande Durand, antes que los periodistas le mencionen la existencia de una minuta del Fondo Monetario Internacional que le “aconseja” al gobierno macrista una reforma previsional. Tras lo cual, el candidato de Cambiemos, recuerda que “acá se jubilaron 1.500.000 personas sin aportes y del sistema como estaba, hoy paga el doble de lo que era” antes de eso y concluye que “no es fácil hacer frente al sistema con la misma cantidad de aportes”.

“Es un problema que va a haber que enfrentarlo”, advierte el postulante del oficialismo nacional, respecto al plan de recortes que planifica Casa Rosada para después de las elecciones, dado que el de previsional es el principal rubro en el Presupuesto nacional.

Admite que se “bastardeó mucho la flexibilización en la época de Fernando De la Rúa, quedó la sensación como que era necesario coimear para hablar de las reglas laborales”. Pero basado en el reciente barrido de las conquistas obreras que hizo el gobierno de Temer, Grande Durand advierte que nuestro país “va a tener que hablar de ese tema porque Brasil nos deja fuera de competencia”.

Cuando se le pregunta si plantea explícitamente este objetivo de reformar las normas del empleo como equivalente a que una inmensa porción de la sociedad gane salarios aún más bajos y cuente con menor cobertura social y previsional, el postulante del macrismo descalifica esta hipótesis con un clásico de la derecha: “ese es un verso de la gente que quiere que nos vaya mal”. Al hacerle notar que no se trata de un cuento local, sino de lo que proyecta la reforma de Temer, insiste: “No, la reforma brasileña no es ganar menos. La reforma brasilera es, por ejemplo, el acuerdo de empresa con sus empleados de lo que puede pagar y el gobierno fija un límite mínimo”.

Y, según su mirada, hoy el supuesto cuello de botella se verifica en los empleados de comercio de nuestra provincia, quienes reciben remuneraciones promedio de $ 20.000. Y lanza una pregunta retórica: “andá a preguntar cuántos empleados ganan $20.000; son muy pocos”. Por ello, adhiere a la idea de la flexibilización laboral al estilo Brasil, donde el Ejecutivo nacional “ponga un mínimo y que los empresarios acuerden con sus empleados qué se puede pagar”.

Según el candidato a diputado del macrismo local, “es muy compleja la ley laboral argentina y cada complejidad trae, cada vez más costos. Entonces, debería ser más simple”.

¿Más simple para quién, para el empresario?, repreguntaron los periodistas. “Más simple para todos. Para el empleador, para el empresario”, aclaró Grande Durand.

En tanto, en relación al caso Maldonado, el postulante a una banca nacional explicó que “somos más de 40 millones buscándolo a este chango; es muy importante que aparezca, como también los otros 50 que están perdidos”. Aunque reconoció la complejidad y la diferencia entre alguien extraviado y una desaparición forzosa, a partir de la actuación de fuerzas del Estado involucradas. “No puede desaparecer nadie en esta república”, sentenció.

Finalmente, en relación a la discusión por la Educación religiosa en los colegios salteños, el representante de Cambiemos marca una pequeña diferencia en relación al planteo U. “No debería enseñarse en las escuelas la religión católica, se debería estudiar la historia de las religiones; la figura de un chico afuera del aula porque dentro se está enseñando catolicismo me parece espantoso, de otro siglo”, sentenció. 


COMENTARIOS

Más en SALTA