El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Dónde se iba a cenar

En lo que va del período de gobierno macrista cerraron sus puertas alrededor de 5.000 restaurantes en el país, mientras Capital tiene un ritmo escalofriante: cierra uno por día.

Dónde se iba a cenar

En la Ciudad Autónoma de Buenos aires, desde hace un año se mantiene la velocidad para la baja de persiana de un restaurante por día, según el informe de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés. La combinación de los tarifazos y el derrumbe en el poder adquisitivo figura entre la principal causa.

En tanto, el gremio de los Gastronómicos confirma que son 5.000 los establecimientos que cerraron en todo el país, un efecto más de las políticas económicas del gobierno nacional.

Los titulares de estos restó que ya tiraron la toalla le comentaron al portal El Destape que esta decisión se basa en el derrape del consumo y los costos que se dispararon, principalmente por el incremento en los servicios, los impuestos y los alquileres.

“Yo tenía un restaurante de comidas regionales en Villa Crespo y tuve que cerrar. Hace 25 años que soy comerciante y nunca me había pasado esto”, le dijo a este portal  Rosana Cavagna, dueña hasta agosto de 2016 de un comercio en dicho barrio porteño.

La empresaria explicó que el motivo que determinó esta drástica decisión fue cuando le “vinieron tres facturas de luz por más de 2900 pesos y casi 2000 pesos de gas”.

“Estoy en terapia intensiva. Agonizo y me duele, pero no me muero para no echar a los trabajadores. Mirá esa moza, tiene familia, decime vos cómo le digo que se queda sin laburo”, lamentó este fin de semana Jorge Chiaino, dueño de Virgilio, un restaurante ubicado en Malabia y Velasco.

“Nunca viví algo así. La tarifa que recibo de gas es la misma que en 2015, pero multiplicada por seis”, detalló al sitio digital.

“Tenemos 33 locales vacíos en diez cuadras. Me levanto a la mañana todos los días mal, preguntandomé que local va a cerrar hoy”, dice JorgeTulchinsky presidente de la Cámara de Comercio de Villa Crespo.

El dirigente del sector, además detalló el caso de  una panadería importante del barrio, la que tuvo que renovar contrato por 80 mil pesos y ahora tiene que pagar 18 mil pesos de luz y 16 mil pesos de gas.

En el último año y medio cerraron restaurantes emblemáticos como La Perla de Once, local fundacional del rock nacional; Arturito, a metros del Obelisco o La Gran Victoria, el célebre comedor que está a pasos de la Casa Rosada.

“La pizzería ´Mí Tío´ hace 43 años que está en esta esquina. A principio de año, los trabajadores nos encontramos con un candado en la puerta”, detalló Adrián Fernández, delegado de la pizzería ubicada en Estados Unidos y Defensa.

Ahora, el local se mantiene a pérdida por sus trabajadores que ante el despido –sin pago de indemnizaciones, ni sueldos- debieron tomar el inmueble y formar una cooperativa para intentar reflotarlo. 


COMENTARIOS

Más en COMERCIOS