El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Se va la séptima

La Fiesta de la Papa Andina se desarrollará el sábado próximo, en el paraje salteño de El Alfarcito, donde vecinos y turistas podrán disfrutar de números de folclore, degustar comidas típicas y participar de una ceremonia ancestral de agradecimiento a la Madre Tierra, entre otras actividades.

Se va la séptima

Esta será la séptima edición de la celebración, organizada por la Cooperativa de la Quebrada del Toro “Teki Masi”, junto a productores de los cerros y la Fundación Alfarcito de Salta.  

“Esta fiesta permite poner en valor nuestra identidad en un lugar como Alfarcito, donde están presentes nuestras artesanías, producción y paisajes”, dijo el ministro de Cultura y Turismo de Salta, Mariano Ovejero.

El funcionario formuló estas afirmaciones este martes, en el acto de presentación de la séptima edición de la Fiesta de la Papa Andina, que se desarrolló en los salones de un hotel céntrico de la capital salteña.

Junto a Ovejero estuvo el presidente de la Fundación Alfarcito, Daniel Canónica, quien invitó a salteños y turistas a participar este sábado de la Fiesta de la Papa Andina, “para continuar juntos con la obra del padre Chifri”.

Las actividades del sábado comenzarán con un desayuno y luego se realizará la ceremonia ancestral de convite y agradecimiento a la Madre Tierra, o Pachamama.

Para el mediodía está programada la degustación de comidas típicas y los visitantes podrán comprar las diferentes clases de papa que se producen en la zona de la Quebrada del Toro, conocida por sus imponentes paisajes de montañas y cerros.

Además, se podrá disfrutar de música y danzas folclóricas, a cargo de ballets, grupos y solistas que formarán parte de la jornada, que cerrará a las 18, con una misa.

El paraje Alfarcito se encuentra en la Quebrada del Toro, a 82,5 kilómetros desde la ciudad de Salta por la ruta nacional 51, luego de pasar la localidad de Campo Quijano.

Durante la presentación se invitó a salteños y turistas a participar del recital que brindarán Los Huayra, el 20 de julio, en el Salón Terrazas de la ciudad de Salta, a beneficio de la obra del sacerdote Sigfrido Moroder, más conocido como padre Chifri.

El fallecido religioso fue, a través de la Fundación Alfarcito, el principal artífice de la obra educativo social del lugar, al que atraviesan las vías por las que circulaba el Tren a las Nubes.

Actualmente, esa obra no solo está relacionada con la creación del colegio secundario especializado en turismo, producción y artesanías, al que asisten alumnos de 27 comunidades, sino también con el apoyo a los pequeños productores del lugar, entre ellos los de papa andina.


COMENTARIOS