El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Molesto por las protestas

El gobernador de Tucumán, Juan Manzur, rechazó los agravios contra la vicepresidenta Gabriela Michetti, lanzados ayer por ciudadanos que se acercaron hasta la plaza principal a participar de los festejos patrios.

Molesto por las protestas

El mandatario tucumano, Juan Manzur, cuestionó las protestas que emitieron contra la vicepresidenta, Gabriela Michetti, grupos de personas que la prensa identificó como  militantes kirchneristas durante los festejos del 9 de Julio, y señaló que "los tucumanos tenemos que ser respetuosos y atender bien a las autoridades que nos visitan".

"Rechazo ese tipo de situaciones porque no corresponde, más en una fecha patria”, sostuvo el mandatario provincial al ser consultado hoy por la prensa sobre el escrache contra Michetti, quien viajó a Tucumán para encabezar los actos oficiales conmemorativos de los 201 años de la Declaración de la Independencia.

El mandatario reiteró el agradecimiento a Michetti por estar presente en la provincia "acompañando a todos los tucumanos en un día tan especial para los argentinos".

Luego del Te Deum celebrado por el arzobispo Alfredo Zecca, en la Catedral, donde  Michetti tampoco la pasó nada bien, la vice fue insultada a la salida del templo por un grupo de militantes que vivó a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Por su parte, el legislador Marcelo Caponio negó estar vinculado al grupo que insultó a Michetti, tal como mencionaron algunos medios, y sostuvo que lo sucedido fue "la reacción espontánea de un grupo de personas, pero ninguna fue enviada por dirigentes políticos". 

Caponio admitió que estuvo presente en los actos y "fui testigo de los insultos que recibió la vicepresidenta, pero fue un acto al que asistió mucha gente y me sorprende que se me responsabilice por lo sucedido".

El legislador provincial justicialista recordó que durante la homilía, el arzobispo Zecca "hizo un análisis de la situación política y social  de Argentina y creo que son hechos puntuales de los que el gobierno nacional se tiene que hacerse cargo, sobre todo en las provincias del interior, donde tenemos una realidad totalmente diferente a la de Buenos Aires".

Por su parte, el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, concluyó que "los agravios no correspondían porque se trata de una fiesta de todos los argentinos".

En cambio, el jefe comunal capitalino, explicó: "no puedo responsabilizar a nadie por los insultos", pero desde su perspectiva el ataque verbal a la vicepresidenta "estaba totalmente programado".  


COMENTARIOS

Lo Más Visto