El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Un consejito de Wilson

El científico estadounidense Gary Wilson concluyó un estudio que logró vincular disfunciones sexuales con el consumo de pornografía en internet.

Un consejito de Wilson

El neurocientífico Gary Wilson ratificó que el consumo de pornografía por internet se perfila como un nuevo factor que puede causar disfunción eréctil, a partir de una variación de una neurohormona en el cerebro.

"La pornografía de Internet tiene más formas de subir la dopamina que la novedad sexual simple", expresó el investigador durante una conferencia realizada este fin de semana en la ciudad de México.  

Al ofrecer al usuario la visión de diferentes experiencias sexuales, "desde fetiches a extrañas filias perturbadoras, internet puede provocar ansiedad y aumentar los niveles de excitación sexual" elevando "de manera más rápida" la dopamina "que en el sexo tradicional".

"La pornografía de alta velocidad también permite controlar la dopamina con el ratón del ordenador. Esto no podíamos hacerlo ni con las revistas, ni con los encuentros reales", añadió.

A la inversa, cuando el humano se enfrenta a la interacción con otra persona, no tiene a disposición esos recursos y, por tanto, la dopamina sube de manera más lenta o no sube, generando la disfunción.

Wilson aseguró  haber hallado 7 estudios que "encontraron un salto consistente en el ratio de disfunción eréctil", que pasó del 14 al 36 % desde la llegada del porno por internet.


COMENTARIOS