El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Se vio lo que había

El presidente Mauricio Macri presidió esta mañana, en el puerto de Hamburgo, un acto en conmemoración por el 201° aniversario de la Declaración de la Independencia y así pone fin a la deslucida gira oficial por Alemania.

Se vio lo que había

Por: Federico Pérez Córdoba (*). 



Tras visitar la fragata Libertad, anclada en el puerto de Hamburgo, y presidir un breve acto por el aniversario de la Declaración de la Independencia Nacional, Mauricio Macri emprende el regreso al país, tras su participación en la cumbre del G20. 

En la zona portuaria, MM reiteró su habitual muletilla de que "aislados no llegamos a ningún lado" y consideró fundamental "asumir un rol protagónico en el escenario mundial". 

Un primer análisis de la misión a la cumbre internacional en Alemania refleja lo evidente: el condicional que le pusieron los jefes de Estado de las principales potencias europeas, hasta tanto el duro plan de ajuste que lleva a cabo en nuestro país sea refrendado en las urnas.

Sucede que los dignatarios con quienes Macri ansiaba reunirse cuentan con información fidedigna que les transmiten sus respectivas embajadas, en relación a la marcha de la economía y el humor en la sociedad como efecto de éstas.

Además, el reciente informe de Morgan Stanley, consultora que pasó para el año próximo la recalificación de la economía de nuestro país, hasta tanto no se clarifique el actual rumbo en los comicios de octubre.

En estas coordenadas, deben evaluarse los fallidos encuentros bilaterales con Emanuel Macron (Francia) y Theresa May (Gran Bretaña), que derivaron en las excusas humillantes que luego tuvo que dar el Presidente de los argentinos a periodistas acreditados en la cumbre G20.

De manera idéntica, cabría preguntarse sobre el amateurismo con que el Palacio San Martín, a cargo de Jorge Faurie, difundió la confirmación entre los medios de prensa que los primeros ministros francés e inglés habían aceptado encontrarse con su par gaucho.

 En la conferencia de prensa posterior, Macri aseguró este sábado: “no me acuerdo específicamente de lo que hablé, porque hablamos dos o tres veces en estos días del G20. Pero lo que quedamos es que lo dejamos para la próxima”, dijo en relación a la bilateral cancelada por la británica Theresa May.

Dicho sea de paso, el titular del Ejecutivo argentino persiste en la artimaña de intentar diálogos fugaces con Macron y May, y con el agravante que en este último caso la mandataria conservadora ya sabe lo que es librarse del cotilleo al que recurrió el mandatario rioplatense para superar otra cancelación como fue la de la Asamblea de Naciones Unidas, en septiembre del año pasado.

Con el primer ministro francés, un ejecutivo que viene de la banca de inversión Rotschild,  Macri hubiese tenido bastante para intercambiar, ya que el galo acaba de anunciar un brutal plan de ajuste, cuya viabilidad social hace que el resto de la Eurozona se pregunte si los franceses tolerarán o el país llena sus calles de manifestantes en contra.

Como si esto no fuese suficiente, en pleno desarrollo del encuentro en Hamburgo las agencias internacionales Bloomberg y Reuters difundieron informes que ponen a prueba el talante con el que el oficialismo intenta afrontar la totalidad de los relojes de la economía puestos en rojo. 

"Cristina Fernández lidera el voto clave en la provincia de Buenos Aires de cara a las elecciones de medio término", resumió este fin de semana Reuters y especificó que la candidata a senadora nacional por Unidad Ciudadana “disfruta de una amplia ventaja ante las elecciones de octubre".



El sondeo le otorga a la precandidata de Unión Ciudadana un 35,5 por ciento de intención de voto, 9 puntos porcentuales por encima de su principal rival, Esteban Bullrich. Reuters dio a entender que de las elecciones de octubre depende la suerte del plan económica de Mauricio Macri y que si Cambiemos se impusiera al partido de Cristina Kirchner "los precios de los activos argentinos subirían".

En tanto, Bloomberg, agencia especializada en economía y finanzas, advirtió que "Mauricio Macri debería estar poniéndose nervioso" por el difícil momento político que enfrenta el actual inquilino de Balcarce 50.



"Los argentinos parecen estar agriados por la ola de reformas orientadas al mercado que ha patrocinado y que aún no han logrado prosperidad", resumió en su artículo el periodista Mac Margolis.



En medio del convulsionado panorama internacional que Macri vio y oyó en directo, con infinidades de voces externas pidiendo más ajuste, acechar desde los pasillos, como en el G20, no le servirá de mucho en una contienda que lo requiere como protagonista. 



(*) Publicado en Salta Informa, 9 de julio de 2017.


COMENTARIOS