El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Una variante para el agro

Una de las alternativas para la producción agrícola, no sólo orientada al mercado local, sino también a plazas del exterior, es la que está reconvirtiendo la cultura en varias unidades productivas.

Una variante para el agro

En nuestro país, el cultivo de pistacho llega a las 3.000 hectáreas implantadas, con un mercado interno en ascenso (como efecto de hábitos de consumo un tanto más saludables), como también destinos que demandan de este producto como Brasil y la Eurozona.  

.

El cultivo de pistacho en la Argentina es reciente, ya que las primeras plantaciones comenzaron a mediados de los 90 en la zona de Cuyo y los resultados se vieron recién en el nuevo milenio porque el árbol tarda siete años en dar frutos.

Hasta ese entonces, el pistacho que se consumía en el país provenía del exterior, fundamentalmente de Irán, primer productor y exportador mundial de pistacho.

Fue justamente en esas tierras, durante el reinado de Belghais de Saba, que el pistacho estaba reservado sólo a la realeza y a una minoría selecta.

Los grandes productores y exportadores actuales son el país persa y Estados Unidos, lo que generó roces comerciales, más allá de la cuestión del petróleo y las armas. 

En la última cosecha, por ejemplo, Estados Unidos produjo 409.000 toneladas de pistacho gracias a excelentes condiciones climáticas que beneficiaron el cultivo.

Sin embargo, fueron también las condiciones meteorológicas de la campaña 2015/2016 las que le causaron importantes pérdidas, mientras que la de Irán, que este año cosechó 170.000 toneladas, le alcanzó para superar a su competidor.

La Argentina está muy lejos de esos números y es casi nula la posibilidad de que su producción pueda llegar a esas magnitudes aunque, a menos de 20 años de los primeros cultivos, exportar ya a Brasil y Europa no está nada mal. 

Marcelo Nimirovsky, propietario de Pistachos de Los Andes, comenzó esta "aventura" en 1998 a partir del programa de diferimientos impositivos, sistema que incentivaba a invertir en las economías regionales a cambio de (condonar deuda). 

"No sabíamos nada y los que decían que sabían no sabían tanto. De todas maneras nos pareció un desafío interesante", recuerda el empresario.  

Su plantación está Punta del Agua, San Juan, provincia cuyana que reúne las mejores características para el pistacho.   

Nimirovsky tiene 95 hectáreas que producen y otras 75 plantadas nuevas que tardarán unos 5 años en dar fruto. Esta cantidad de hectáreas implantadas representa número significativo porque hoy le permite vender al mercado local y exportar a Brasil y países de Europa.  

Sin embargo, no minimiza los riesgos que supone el pistacho y aconseja no olvidar que se trata de una inversión a muy largo plazo y de cosecha incierta a raíz de las condiciones climáticas.   

"Nosotros somos un mercado muy chico. Estados Unidos tiene cerca de 400.000 hectáreas plantadas y nosotros en la Argentina sólo 3.000", ejemplifica para dar dimensión de la diferencia.

A su vez, Mercedes Díaz propietaria de una bodega boutique, tiene una pequeña plantación en Mendoza, lo que le supone un desafío mayor ya que el clima allí es más frío que en la vecina San Juan.  

El pistacho que le dan sus 7 hectáreas productivas lo vende a particulares y a distribuidoras que se van sumando a su lista de compradores, ya que "el consumo del producto en la argentina fue creciendo".

Si bien, en la Argentina el pistacho aún no es explotado en todas sus formas, la venta tuvo un crecimiento sostenido pese al precio que se termina en los negocios, que es 3,5 veces mayor al ingreso que recibe el productor. 

Es que el kilo de pistacho con cáscara sale del productor a $ 180 el kilo con IVA incluído, mientras que en dietéticas, negocios de delicatesen y supermercados sale $ 500.

Charles, vendedor de Deli Market de Barrio Norte, aseguró que lo que más se venden son las bolsitas de maní tostado y pelado de 100 gramos que salen $ 9 pesos, contra los $ 50 del pistacho con cáscara.   

Para Franco Savino, maestro heladero de Occo, una heladería porteña, el pistacho "es un gran producto" y en nuestro país los hay muy buenos. "El pistacho se puede comer con todo. Desde solo y salado hasta en ensaladas y distintas preparaciones, además es saludable y noble", enfatizó el ex chef devenido maestro heladero.

Asegura que el helado de pistacho figura entre los más vendidos y que al suyo le agregan el fruto picado a mano para darle más sabor.   

"Cuando abrimos en 2012, lo pedían y lo pedían pero no lográbamos dar con un buen sabor hasta que finalmente lo logramos y hoy el pistacho lo combinamos con otros gustos, como el chocolate con miel", explica Savino  

El productor sanjuanino, Marcelo Nimirovsky asegura que el pistacho es un "desafío absoluto", que requiere mucho trabajo  aunque mirando hacia atrás no duda que el sacrificio valió la pena.


COMENTARIOS