El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

El diego del diego
El diego del diego

La oficina de sobornos montada por la empresa brasileña Odebrecht fue blanco de robo de dinero debido a que cada ejecutivo que decidía pagarle a funcionarios, parlamentarios, políticos y gestores privados se quedaba con un porcentaje de la coima, a raíz de que eran valores que no estaban auditados.


La declaración fue realizada en forma de lamento por el detenido delator Marcelo Odebrecht, heredero de la empresa de la cual 77 ejecutivos decidieron contar los ilícitos cometidos ante los fiscales de la Operación Lava Jato.

"Descubrimos robos internos en Sector de Operaciones Estructuradas, que era el departamento de sobornos. Las personas que hacían el desvío de dinero interno se beneficiaban de que no había controles", dice en un trecho de su extensa declaración Marcelo Odebrecht, condenado a 19 años de prisión.

El Sector Operaciones Estructuradas, según Odebrecht, fue montado como respuesta rápida a pagos para realizar en el exterior.

Entre los gastos que tuvo Odebrecht en varios años de este departamento de la coima estuvieron el pago de rescates de funcionarios secuestrados en Colombia y Perú, el pago a las milicias parapoliciales en favelas de Río de Janeiro y el traslado del cuerpo de un ingeniero de la compañía que había sido secuestrado en Irak, según reveló.

Según el responsable de este sector, Hilberto Mascarenas, en ocho años se pagaron en cuestas en el exterior y en dinero en efectivo en Brasil unos 3.300 millones de dólares.

Odebrecht respondió que esta oficina de sobornos fue montada con dinero de las ganancias de la empresa a nivel mundial, sin vincularlo a ventajas en proyectos específicos.

La oficina del soborno fue descubierta por los fiscales de Lava Jato en una planilla en la casa de Mascarenas, que reveló que arrojó al mar, en Miami, una computadora con todos los datos que tenía sobre los pagos ilegales.  


COMENTARIOS

Más en INTERNACIONALES