10ºc
El Clima en Salta

10ºc

Noche Parcialmente Nublada

Hoy

Min: 5ºc

Max: 16ºc

Mañana

Min: 7ºc

Max: 17ºc

Pasado

Min: 8ºc

Max: 15ºc

Dos vías para Morales

Las dos posibilidades que caben sobre la incursión policial en la Universidad Nacional de Jujuy es que el gobernador Morales miente o, en la versión suave, que lamentablemente no tiene control de la fuerza de uniformados, lo que es gravísimo.

Luego de catapultarse como el sepulturero de casi 100 años de historia partidaria por la Reforma Universitaria del año 1918, en coincidencia con los 30 años de la asonada militar contra el ex presidente Raúl Alfonsín, el inentendible gobernador jujeño Gerardo Morales salió a intentar despegarse de la violación a la autonomía en las casas de altos estudios.

Así, Morales condenó la detención de los estudiantes de la Universidad Nacional de Jujuy y, tras pedir "disculpar a los compañeros detenidos", reconoció que es "una vergüenza que pase" en su gestión. Sin embargo, este pronunciamiento público deja aún mayor gravedad institucional al asunto, ya que si se lo toma por cierto tácitamente evidencia un autogobierno de las fuerzas de seguridad.  



El dirigente radical anticipó que llegará "hasta las últimas consecuencias contra los responsables de la vergonzosa incursión de la Policía en la Facultad de Ciencias Agrarias" e informó que dispuso la separación de la fuerza de los uniformados que actuaron en el cuestionado operativo que se llevó a cabo sin orden judicial en la noche del pasado miércoles.

"Nunca desde que militaba en Franja Morada ingresó la Policía Provincial en la Universidad. Una vergüenza que pase en mi Gobierno", sostuvo el mandatario norteño.

Desde la ciudad boliviana de Tarija, en donde participó del encuentro de la Zona de Integración del Centro Oeste Sudamericano (ZICOSUR), Morales se quejó del polémico operativo que detuvo al presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Agrarias, Joaquín Quispe, y del alumno Ignacio García, de 28 y 20 años, respectivamente, durante un asado que se realizaba en el predio universitario ubicado en el barrio Los Naranjos de la ciudad de San Salvador de Jujuy.

Luego de los hechos, el Ministerio de Seguridad provincial había emitido un comunicado en el que manifestaba que "alrededor de la 1 de la madrugada, el personal se dirigió al lugar, donde se advirtió inmediatamente que se llevaba adelante una fiesta con música a alto volumen y una numerosa cantidad de personas". 

En ese sentido, la cartera había indicado que se dio participación al Departamento Contravencional de la Policía y afirmó que "desde la calle se hizo comparecer a dos hombres de 20 y 28 años que presentaban signos de ingesta de bebidas alcohólicas".

A pesar de que aclaraba que los uniformados actuaron "desde la calle", el Ministerio reconoció que "dada la naturaleza del procedimiento y lo particular del contexto (fiesta en una institución universitaria) se inicia actuación sumaria administrativa a los efectos de determinar las responsabilidades del personal interviniente".

A través de su cuenta de Twitter, Morales expresó su "solidaridad activa" desde su Gobierno (la que de todas maneras no se sabe cómo se pondría en práctica) "para reparar el daño producido por el accionar policial", ante lo cual envió sus "disculpas a los compañeros detenidos".


"Llegaré hasta las últimas consecuencias contra los responsables de la vergonzosa incursión de la Policía en Facultad de Ciencias Agrarias", agregó.

"Desde Tarija repudio la incursión de la Policía en Facultad de Ciencias Agrarias. Dispuse la separación de los responsables. Llegaré al fondo del tema", prometió.


COMENTARIOS