El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Nadie le entra a Lona

La acusación contra el ex juez federal Ricardo Lona, imputado por la desaparición del gobernador Miguel Ragone, tiene un sitio en el banquillo pero no encuentra juez que se encargue de llevar adelante el procedimiento.

Nadie le entra a Lona

Entre excusaciones y recusaciones,  el distrito judicial capitalino del fuero federal quedó desierto, ya que tiene como acusado al ex mandamás de este ámbito, el otrora juez Ricardo Lona. 

Lona tiene sobre sus espaldas imputaciones por la desaparición de Ragone y por la masacre de Palomitas, dos de las principales casos por delitos contra la humanidad, que se tramitan con muchísima dificultad en nuestra provincia y dan razón a las innumerables críticas que caen sobre el funcionamiento de la justicia.

En la causa Ragone, son dos camaritas del Tribunal Oral Federal 2 que ya se excusaron de actuar porque está Lona en el banquillo. Ellos son Abel Flemming y Domingo Batule, por motivos diferentes.

Con lo cual, la única que quedó en condiciones de actuar es Gabriela Catalano, ya que los dos reemplazantes designados, Federico Díaz y Marta Snopek se inhibieron de realizar actuaciones (en este último caso, tras una recusación por parte de la organización Memoria, Verdad y Justicia).

De manera idéntica, el caso contra Lona por el asesinato de 11 presos políticos en el paraje Palomitas, también quedó sin jueces a cargo, incluso en el caso del tucumano Daniel Bejas, recusado por la defensa del ex juez.

En el caso del secuestro y homicidio del ex gobernador, su hijo, José Ragone, aseguró que Lona entregó a la familia uno de los zapatos de su padre que quedó tirado en la calle Del Milagro al momento de ser secuestrado, a poco menos de cien metros de su domicilio.

Según la familia Ragone, en esa oportunidad el entonces juez federal se comprometió a investigar el caso, pero nada de eso ocurrió.

Por este caso, la Justicia Federal condenó a perpetua al ex jefe de la Guarnición Ejército Salta coronel Carlos Alberto Mulhall; al exjefe de la Policía de la provincia coronel Miguel Raúl Gentil y al ex director de Seguridad, Joaquín Guil.

En 2015 se realizó el segundo juicio por el caso Ragone y fueron llevados tres cuadros intermedios de la Policía al banquillo de los acusados, que habrían liberado la zona para que se consumara el secuestro de la víctima. Las condenas de dos y tres años de prisión recayeron en los comisarios (r) Abel Guaymás, Néstor Liendro y Antonio Saravia.

La causa que más compromete a Ricardo Lona es la de los fusilamientos de los presos políticos en el paraje Palomitas, ubicado a un costado de la ruta nacional 34, donde es considerado “partícipe necesario”.

Los fiscales federales Francisco Snopek y Carlos Amad explicaron que las víctimas estaban alojadas en el penal de Villa Las Rosas y por disposición de Lona fueron sacadas del presidio en horas de la noche, con la excusa de que iban a ser trasladadas a Tucumán.

Pero al llegar a Palomitas los detenidos fueron masacrados a tiros con armas de grueso calibre, luego pretextada como un intento de fuga altamente improbable. 


COMENTARIOS

Lo Más Visto