El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Postulante con banca

De la mano del poderoso banco Itaú, la ex candidata presidencial Marina Silva asoma nuevamente en Brasil, ahora con un intento a lo carioca del “que se vayan todos” que la deje en la pole position hacia las presidenciales.

Postulante con banca

Las sucesivas crisis de fines de los 90 y principios de este siglo dejaron un escenario político tan zarandeado como banqueros muy poderosos, tanto en Argentina como en Brasil.

Aclarado esto, podríamos equiparar al banco Itaú con el banco Macro, como un emergente de aquellos años, donde si bien ya existía, sorteó esa época y se catapultó a los primeros planos. Y casi mete un presidente, cuando en 2014 postuló a Marina Silva, una suerte de equivalente a Margarita Stolbizer, con la que insistirá en los próximos comicios.

Con un nivel de votos insuficiente, al igual que la diputada por el GEN, Silva y el Itaú ya preparan un operativo limpieza en el terreno político.

Así lo anticipó el equivalente al diario La Nación, el Folha de San Pablo, al detallar que Marina Silva intenta sumar al partido -Red de Sustentabilidad- al Marijuán carioca, el fiscal Deltan Dallagnol.

No menos caricaturesco que el cuasi émulo del actor Diego Pérez, Dellagnol ostenta su credo bautista, con un fervor bastante llamativo y limítrofe con el fanatismo. Una pasión hecha extensiva a sus “investigaciones”, las que mayormente se encarnizaron hacia la gestión “populista” de Lula y Dilma. 

A ello se refiere Folha, cuando reseña que “Dallagnol es considerado un adversario encarnizado del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), a quien acusó de ser ´el comandante´ de la organización” acusada por él mismo de defraudación al Estado nacional.

Por su parte, Silva fue dirigente del PT durante más de 20 años, con el que rompió por diferencias internas, como también la promesa del Itaú y su jefa de campaña, María Alicia Setúbal, de ponerse su camiseta. Algo similar a que, por ejemplo, Jorge Brito, titular del Banco Macri, asumiera como jefe de campaña de una eventual candidatura a presidente de Sergio Massa.

Si bien se cree que la descarada exposición que Marina Silva hizo de “Neca” Setúbal le costó una importante sangría de votos, en aquel entonces, la postulante del partido Red de Sustentabilidad defendió a su mecenas diciendo que se interponía una “visión autoritaria” en la objeción hacia la participación de banqueros en la actividad política.

En este contexto, la nueva derivación del “Lava Jato” apuntó a 180 dirigentes políticos que habrían participado de los dividendos por pagos de sobreprecios a la construcción de estadios para el Mundial de Fútbol 2014 que apuntó la mira judicial hacia dos grandes apuestas de la derecha: el gobernador de San Pablo, Gerardo Alckmin, y a su par de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao.

Declaraciones de ejecutivos de Odebrecht brindados por un acuerdo judicial de delación compensada mencionaron irregularidades en el Corinthians Arena de San Pablo, el Estadio Nacional de Brasilia, el Pernambuco Arena en Recife, el Castelao Arena en Fortaleza y el Amazonia Arena en Manaos, además del mítico Maracaná en Río de Janeiro.

Según las declaraciones difundidas por el TSJ, al menos cinco ejecutivos de Odebrecht confirmaron que se hicieron pagos para asegurar lo que llamaron "una ventaja desleal relacionada con el trabajo en el estadio Maracaná", consignaron las agencias Reuters y Ansa. 

En Pernambuco, Manaos y Fortaleza, Odebrecht y otra empresa constructora colaboraron para "frustrar el carácter competitivo del proceso de ofertas". Las compañías también se pusieron de acuerdo para inflar los precios de un techo del Estadio Nacional, según las declaraciones.

Al menos 179 políticos recibieron ilegalmente 246 millones de reales (unos 78 millones de dólares) entre 2008 y 2014 por parte de Odebrecht, a cambio de favorecer sus intereses en el Congreso Nacional y Asambleas legislativas regionales.

Según divulgó el portal G1, el ex ejecutivo de la constructora Benedicto Barbosa da Silva entregó a la Fiscalía una tabla en las que se detallan todos los pagos realizados por la empresa a los políticos, dentro del acuerdo de colaboración entre la Justicia y 77 ex directivos de la constructora en el marco del caso Petrobras.

La mayoría de los pagos fue mediante "caja 2", la financiación ilegal de campañas electorales, aunque también hay 111 pagos a políticos que no estaban concurriendo a cargos públicos en las elecciones.

También aparece como beneficiario el actual ministro de Ciencia y Tecnología y ex alcalde de San Pablo, Gilberto Kassab, así como el diputado federal Julio Lopes, quien recibió 91 pagos.

Barbosa fue uno de los 77 ex directivos de Odebrecht que relató las corrupciones de la empresa ante la Justicia a cambio de tener una rebaja en su condena.


COMENTARIOS

Lo Más Visto

Más en INTERNACIONALES