El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

A la luz de la luna de Saturno

La sonda de la nave espacial Cassini descubrió en Encédalo, una de las lunas de Saturno, hidrógeno molecular, el alimento base de las bacterias, que son las formas de vida más simples que hay en la Tierra.

A la luz de la luna de Saturno

El descubrimiento, publicado en la revista Science y confirmado por la NASA, adquiere relevancia dado que es la primera vez que se encuentran estos elementos químicos fuera del planeta Tierra, lo que aumenta la posibilidad de hallar vida fuera de nuestro planeta.

César Bertucci, un astrónomo argentino que integró en 2005 el equipo de investigadores que descubrió la presencia de agua en Encédalo a través de la sonda Cassini,  dijo a Télam que "lo que se encontró fue la comida de la bacteria".

"En el año 2005 descubrimos una capa de hielo en la atmósfera de Encédalo y grietas por donde emanaba vapor de agua, ahora la sonda Cassini tomó una muestra de ese vapor y halló hidrógeno molecular", sostuvo el científico.

Bertucci, que trabaja para el Instituto de Astronomía y Física del Espacio de la Universidad de Buenos Aires y del Conicet, detalló que este descubrimiento "sugiere que en el fondo de ese mar de agua y el piso existe una interacción química que origina dos moléculas de hidrógeno (hidrógeno molecular), un proceso similar a lo que ocurre en la Tierra en el fondo de sus océanos".

"Esto nos da la pauta que, al igual que sucede en nuestro planeta, podría existir microorganismos vivos que se alimenten de ese hidrógeno", aseveró Bertucci quien relató: "es la primera vez que se descubre esta interacción química fuera del planeta Tierra".

Bertucci destacó que procesos similares están en marcha en otras lunas como la llamada "Europa", que es un satélite de Jupíter y aseguró que también se halló en Encédalo,  junto al hidrógeno molecular,  metano, "que es lo que  deriva de la interacción entre las bacterias y esas moléculas de hidrógeno".

En este punto explicó que el metano hallado "también puede tener otras fuentes que no están precisamente asociadas a la posible existencia de vida". 

La sonda espacial Cassini pasó a 50 kilómetros de la capa de hielo de Encédalo. Esto ocurrió en el año 2015, pero a partir de allí hubo un montón de meses en los que se analizó la muestra obtenida, dado que es muy difícil determinar una verdadera medición y separar de posibles fuentes de contaminación".

La sonda Cassini, a bordo de la nave espacial del mismo nombre, salió en el año 1997 de la Tierra y llegó a Saturno en 2004. En 2005 se descubrió agua en Encédalo y continuó orbitando analizando los anillos de Saturno y el planeta en si mismo.

La misión Cassini finalizará en setiembre de este año. "Este dato que nos aportó fue la frutilla del postre, fue quizás lo último que nos dio a la comunidad científica hasta que se la estrelle contra la superficie de Saturno, marcando así el final de su misión".

 

Bertucci relató que antes del 2005 "se creía que Encédalo no tenía nada, que era bastante aburrido y en un momento, casi repentinamente se descubre por las grietas de la capa de hielo estaba escupiendo agua y después averiguamos que debajo de esa capa de hielo había un mar de agua".

El astrónomo, de 43 años, se recibió en la Universidad Nacional de Córdoba y luego viajó a Europa, más precisamente a Inglaterra y Francia, en donde realizó diversos posgrados hasta que fue repatriado en 2008.

Formó parte, como investigador asociado a la NASA, del descubrimiento inicial en Encédalo que dio origen a este hallazgo. Cassini es una nave que contiene una sonda en donde hay instrumenal para realizar diversas mediciones.

La comunidad científica mundial la utiliza para sus trabajos y, con el acuerdo de todos sus pares, cualquier científico puede hacer cambiarle el rumbo y enfocarla hacia donde quiere dirigir su investigación.

"Esto es lo más cercano que hemos estado, hasta ahora, a la identificación de un lugar con ingredientes necesarios para un entorno habitable", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la misión científica de la agencia aeroespacial (NASA).

Así, Zurbuchen aseguró que estos resultados acercan a la humanidad a responder "si realmente estamos solos o no en el universo".

La sonda Cassini, un proyecto conjunto de la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la italiana (ASI), va a ser ahora puesta en un curso por una zona no explorada entre Saturno y sus anillos para que, a los 122.000 kilómetros por hora a que vuela, entre en la atmósfera gaseosa de ese planeta en septiembre próximo.


COMENTARIOS