El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

El acento en la “O”

La confesión de los ejecutivos de Oderbrecht amenaza con generar zarandeos generalizados en la dirigencia política brasileña, la que se apresta a redefinir el escenario en los comicios del año que viene.

El acento en la “O”

A fin de recuperar parte del esplendor que hasta hoy tuvo el grupo constructor más poderoso de América Latina (el cual llegó a contar con un departamento específico de sobornos), la firma Oderbrecht hizo revelaciones espectaculares, no sólo para Brasil, sino también  hacia el resto del continente. 

En el contexto carioca, luego de acusaciones a la administración anterior, el impacto llegó hasta los candidatos de la oposición, Aecio Neves (Partido de la Social Democracia Brasileña), su correligionario José Serra y el gobernador de San Pablo, Gerardo Alckmin.

Esto le deja el territorio favorable al emergente de la anti política, el alcalde y empresario Joao Doria, entronizado por los poderosos medios de comunicación brasileños como una alternativa a la dirigencia anterior.

En tal panorama, el equipo del Lava Jato presentó al Congreso un proyecto con 10 medidas contra la corrupción, pero las denuncias de que hay un estado de excepción en los procedimientos hicieron que parte del Congreso respondiera con un proyecto que prevé aumentar las penas por abuso de autoridad a jueces, fiscales y comisarios.

La divulgación de las investigaciones abiertas por orden del juez Edson Fachin, del Supremo Tribunal Federal (STF), podrán tener consecuencias más rápidas contra Lula, ya que como no tiene fueros el caso estará en manos del juez Moro, quien ya lo está juzgando en otros dos procesos.

Al final de esta semana corta, fueron confirmadas las respectivas investigaciones contra ocho ministros de Temer, 12 gobernadores, 78 legisladores y cuatro ex presidentes.

El juez Moro divulgó el vídeo de Odebrecht declarando la semana pasada ante él, en el cual dice que sobornaba al Partido de los Trabajadores por medio  de Antonio Palocci, ex ministro de Economía hoy preso, y que había reservado dinero en cuentas ilegales para mantener el Instituto Lula una vez que el ex sindicalista saliera de la presidencia y dejara su lugar a Dilma Rousseff, destituida en 2016.

Mientras, Marcelo Odebrecht defraudó al establishment al precisar que nunca habló con Lula sobre estas cuestiones de sobornos y que nadie sabía de estos planes, que eran unilaterales.

En cambio, el actual titular interino del Ejecutivo  nacional, Michel Temer, sí, aparece en un pedido de investigación por pedirle supuestos sobornos a Odebrecht para su partido, el PMDB, pero sólo podrá ser juzgado una vez terminado su mandato, el 31 de diciembre de 2018.

Hasta el ex presidente Fernando Henrique Cardoso y toda la primera línea del PSDB serán investigados: destacable es que el ex presidente "tucano" no deberá ser sometido a Moro sino a un juez que será sorteado en San Pablo.


COMENTARIOS