El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Malvinas : 35 años después de la Guerra. Islas de Memoria

Por Fabiana Ríos (*)

Malvinas : 35 años después de la Guerra. Islas de Memoria

Cuando el 2 de abril de 1982 los argentinos amanecíamos con la noticia del desembarco en Malvinas, ocupadas ilegalmente por Gran Bretaña desde 1833, el país ya llevaba seis años de ocupación ilegal de su gobierno, en manos de una dictadura cívico militar.

El gobierno agonizante y duramente cuestionado por la violación de los derechos humanos y por su política económica se ponía al frente de una  reivindicación que tenía un fuerte respaldo popular . El reclamo por Malvinas era un emblema de la nacionalidad  argentina  construido a lo largo del siglo XX.

En 1982 yo tenía 18 años. Estaba ingresando a la intervenida Facultad de Ciencias  Básicas. Así su nombre, no nombraba nada.  

Durante el verano del '82 había concurrido a los cursos  de preparación para el ingreso a la Universidad Nacional de Rosario. Éramos muchos jóvenes, hijos e hijas  de trabajadores que aspirábamos a una carrera universitaria.

Luego de aprobar los exámenes y haber entrado dentro del cupo admitido por carrera en marzo de 1982, iniciamos las clases en abril . En el aula había sillas vacías. Eran de los compañeros que habían ido a Malvinas.

El profesor de Química General nos lo hizo notar. Había jóvenes de nuestra misma edad, con nuestros mismos sueños que  habían sido arrancados de esas aulas y  habían sido llevados a una guerra. Se me hizo un nudo en la garganta.

Los protagonistas mayoritarios de esa guerra fueron jóvenes, con  los esquemas de valoración que a ese colectivo se nos daba en esos años.

Ambas cuestiones son para mí relevantes  para entender el proceso posterior en cuanto al abordaje de la Cuestión Malvinas, sobre el que continúo reflexionando.

La guerra de Malvinas sigue siendo hoy un tema profundamente controversial.

Pero la guerra, no la causa, no el reclamo, no el heroísmo de hombres y mujeres llevados a una guerra para  luego  ser ocultados, negados y silenciados.

La subordinación de una política de Estado sostenida a lo largo de 149 años, (con hitos relevantes en términos de política internacional como las Resoluciones 66 en 1946, 1514 de 1960, la recepción del Alegato Ruda en la Resolución 2065 de 1965 habían propiciado las condiciones de varias hipótesis de tratamiento de la cuestión Malvinas fueron interrumpidos hace 35 años por la decisión de una dictadura que subordinó y utilizó ese indubitable derecho vulnerado con fines de legitimación interna.

A lo largo de estos años hubieron silencios, olvidos, suicidios, relacionescarnales, cláusula transitoria constitucional, reclamos, reconocimientos, archivos desclasificados, denuncias de torturas, declaraciones, resoluciones, solidaridad continental, negaciones, pretensión de negación y de feriados turísticos.

Y continúa vigente el reclamo de soberanía sobre nuestras islas, la denuncia de la militarización del Atlántico Sur, el repudio al sostenimiento del colonialismo y el reclamo de la identificación de 123 tumbas NN en el Cementerio de Darwin.

Creo, como sostiene Federico Lorenz  en su libro "Las Guerras por Malvinas", que es necesario pensar en las muchas guerras que significó y significa Malvinas respecto de las viejas formas de entender a la Nación y a las políticas que partir de ese hecho entraron en crisis, de las auto representaciones, de las relaciones sociales y de la culturales que "cayeron para no levantarse más, o continúan siendo lloradas en secreto en cada aniversario del desembarco. Pero Malvinas, sobre todo, significa un puñado de jóvenes y sus familias que actuaron con sus cuerpos el drama de numerosas derrotas colectivas e individuales."  

Malvinas conmueve e incomoda, a algunos hasta el punto de pretender el olvido.

Pensar el 2 de abril 35 años después,  nos incluye en alguna de las miradas sobre lo sucedido, antes, durante o  después de la guerra, y todas, invariablemente son parciales, incompletas y siguen buscando dejar de ser islas de memoria.

(*) Ex gobernadora de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.


COMENTARIOS