Dietrich también quiere volar
La estela cada vez más gruesa que comienza con el propio nombre y se ramifica por diversas oficinas de la gestión macrista, es la que empezó a desmadejarse en relación a la nueva concesionaria de rutas aéreas Flybondi.

La firma fantasma Flybondi, a la que el gobierno macrista le adjudicó cerca de 70 rutas del mercado de aeronavegación, apunta al ministro Guillermo Dietrich, además de salpicar al vicejefe de Gabinete, Mario Quintana.

No es menor el nexo con el titular de la cartera de Transporte, quien ayer visitó Salta, debido a que ahora sería Dietrich quien habría actuado a ambos lados del mostrador, ya que su Ministerio es el encargado de autorizar los trayectos entre un aeropuerto y la siguiente estación.

El hecho es que la última revelación indica que Dietrich S.A, compañía de la familia del ministro a cargo de la asignación de rutas aéreas, colocó hace tan sólo un año unos 100 millones en obligaciones negociables a través del Banco Supervielle donde Richard Gluzman, socio de la firma y curiosamente director de Modernización de ACUMAR, se desempeña como vicepresidente.

Estos datos, publicados por el portal La política online, involucran seriamente a Dietrich, quien en estos días aseguró que no existían nuevos hechos de corrupción ni conflictos de interés en este caso.

"Hubo 47 ofertas por 175 millones pero se adjudicaron 100 millones, a la Tasa Variable Badlar de bancos privados más un margen de corte cuyo resultado de licitación fue de 4,79 %, con vencimiento el 7 de abril de 2018", especificó el mencionado portal de noticias

Mientras, que el sitio digital El Destape, publicó hoy un documento que clarificó el hecho que los colocadores de estas Obligaciones Negociables fueron la sociedad de bolsa Raymond James, junto al banco Supervielle de Gluzman, y detrás, como subcolocador, estuvo el Banco Patagonia.



COMENTARIOS
Más de SOCIEDAD