Salta
17ºc
Tormentas Eléctricas
Palabra de Vero
El testimonio de una de las asistentes al recital de ayer, en Olavarría, contribuyó a tener mayor amplitud de lo que fue este show y aportó más datos que permiten apreciar el intento por el cual se intentó demonizar este encuentro masivo rockero.

“Tengo una calentura muy grande porque dicen que no se podía caminar ni respirar de la cantidad de personas, y no fue así. Realmente mirando los medios parece que se vivieran dos recitales distintos”, explica Verónica una vecina de Ituzaingó de 48 años, que concurrió al recital del Indio Solari en Olavarría con sus tres hijos y su sobrino.

“Había mucho revoltoso dando vuelta por todo el predio. Nosotros teníamos gente atrás que la bardeaba mal, que le gritaba al Indio si el pogo se los había robado CFK, haciendo referencia a que la gente no saltaba todo el tiempo”, indicó y continuó: “El indio lo anticipó en la semana. Además frenó cuatro veces el recital pidiendo por favor que asistieran a los que estaban en el suelo, que se corrieran dos metros y un grupo de gente no le daba bola”.

Verónica está enojada porque cree que detrás de lo que muestran los medios de comunicación hay otra intención: “Lo que viví es muy distinto a lo que muestran los medios. Lo que quieren lograr es silenciarlo por el tipo en medio del recital dijo que tenemos que apoyar a las Madres de plaza de mayo y defender los Derechos Humanos; y otro tema del que habló fue el de la edad de imputabilidad de los menores. El Indio hizo política en el recital y los macristas que estaban ahí lo re contra bardeaban, y de eso puedo dar fe yo”.

Con respecto a las versiones que circulan de la cantidad de gente que habría ingresado al predio La Colmena dijo: “El predio estaba preparado para la gente que había. Yo y mi familia estábamos parados re cómodos y había espacio de sobra. El predio tenía seis cuadras de largo por tres de ancho. Obviamente las cuatro primeras cuadras, del escenario para atrás, estaba copada por el que le gusta formar parte del pogo más gede. De hecho habíamos planificado quedarnos cerca de la puerta para no pasar situaciones que no pudiéramos controlar y nos fuimos metiendo cada vez más adelante, porque el espacio lo ameritaba y la gente estaba tranquila. Hicimos pogo en JiJiJi y salimos en total normalidad”.


COMENTARIOS