Una defensa goleada
Desde el Banco Central, el macrismo admitió la posibilidad de insistir con la suba de tasas de interés de referencia para competirle al salto inflacionario, el cual ayer se calculó en 2,5 %.

En los alrededores del titular del BCRA, Federico Sturzenegger, admitieron la derrota argumental para su planteo que la política monetaria no pudo contener los incrementos de precios. Sin embargo, insistirán con el remedio monetario, puesto que no hay otra herramienta en su menú ortodoxo. 

Lo que se debatió puertas adentro en la entidad es volver a subir los rendimientos y reimplantar una mayor dureza en sus lineamientos.


El directorio integrado por Lucas Llach; el vice segundo de la entidad, Demian Reidel; el gerente general, Mariano Flores Vidal; el Subgerente General de Investigaciones Económicas, Andrés Neumeyer; y el subgerente general de operaciones, Agustín Collazo, se sorprendió al escuchar la crudeza con la que Sturzenegger planteó este escenario un mes atrás.

 .

Según Ámbito Financiero “la discusión avanzó a tal punto que llegó a concentrarse sobre el tamaño del ajuste: los más ´ortodoxos´ propusieron una suba de medio punto porcentual en la tasa de interés de pases, que la volvería a colocar en el 25,25% anual”. 


En ese cónclave, se acordaron ventas del BCRA en el mercado secundario, con la meta de bajar la inflación, absorber más circulante de la economía y contener las tasas de interés referenciales.


Sin embargo, esta tesitura de Sturzenegger y su equipo tiene en la actualidad detractores en el oficialismo y la oposición, quienes reclaman inducir una reactivación en la economía mediante una baja en las tasas.

"Las tasas podrían bajar más", se le escapó este último miércoles al ministro de Producción, Francisco Cabrera, en una entrevista en el programa "A dos voces", del canal oficialista TN.

Pero una suba en las tasas de interés equivaldría a volver a ponerle el tapón al champagne ya descorchado y vaciar las copas, en reversa de lo que el Central y gran parte del gobierno propaló a principios de 2016 y comienzos del presente año.  

Lo concreto es que mayor es la preocupación en la autoridad monetaria, desde hace más de 20 días, por el rebrote de la inflación,   

El propio Sturzenegger se lo advirtió a un grupo de banqueros, a quienes 10 días atrás, vaticinó tres meses "delicados" en materia de inflación, no habrá ningún margen para relajar la política monetaria.

En el BCRA, puertas adentro, se excusan con que “todas las alternativas están sobre la mesa".


COMENTARIOS
Más de ECONOMIA
Hace 4 dias

La idea fija


Hace 4 dias

Vengan 47 palos más


Hace 1 semana

Te seca o te seca


Hace 2 semanas

La timba continuada


Hace 2 semanas

Un año desastroso


Hace 2 semanas

Se paga igual


Hace 3 semanas

¿Gobierno de ricos?