No nos quieren preguntar
La constructora Oderbrecht, situada en el ojo del huracán que azota a gran parte del continente americano, aseguró que tiene información para brindar y puede identificar a quienes cobraron sus coimas en nuestro país.

La predisposición de esta firma brasileña se plasmó en un ofrecimiento de colaboración para dilucidar quiénes son los argentinos que percibieron sobornos. 

En este contexto, Oderbrecht  inició negociaciones secretas con funcionarios políticos y judiciales de nuestro país que, según revela el diario La Nación (que disparó públicamente el affaire de los ‘contactos’ argentinos), incluyó a  la Procuración General el Poder Ejecutivo.

La información que Odebrecht está dispuesta a entregar incluye el destino de coimas por 35 millones de dólares que pagó en el país.

Sin embargo, según publica este lunes el mencionado diario, la respuesta no fue la esperada: “no están las condiciones legales ni políticas para satisfacer sus pretensiones” de reducción de sanciones.

Parece lógica la réplica teniendo en cuenta que entre los principales involucrados en las sospechas de coimas son el empresario y primo de Macri, Ángelo Calcaterra, y el actual titular de la AFI, Gustavo Arribas, entre muchos otros.

Por esta poderosa razón, en el gobierno nacional escasean los que esperan con ansiedad que Odebrecht abra sus archivos y revele nada sobre las coimas que salpican al oficialismo.


COMENTARIOS
Más de INTERNACIONALES