Salta
17ºc
Tormentas Eléctricas
Doble agresión
La maestra salteña Mónica Machuca, aludida en el discurso presidencial de ayer ante el Congreso, se declaró profundamente contrariada por la utilización de la que fue objeto por parte de Mauricio Macri.

Tras ser mencionada en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso, Machuca dijo sentirse “usada” por parte de Macri y, en cambio, lo acusó de hacer exactamente lo contrario a lo que predicó, en virtud del “ajuste” contra el cual reclama “la docencia argentina”. 

Junto con su colega Raquel, Mónica Machuca fue una de las docentes a las que se refirió Macri ayer, cuando intentó plantear los casos de docentes agredidos (en su caso, dentro de las escuelas) y diferenciarlos del caso de Roberto Baradel, el sindicalista cuyos hijos fueron amenazados de muerte. 

Desde Rosario de la Frontera, la educadora aseguró que el viernes pasado recibió un llamado telefónico del ministro de Educación, Esteban Bullrich, y fue él quien le adelantó que Macri haría referencia en su discurso inaugural del período de ordinarias del Legislativo. 

Sin embargo, Mónica Machuca interpretó “que nos están usando un poco”, le dijo ayer a FM Aries, luego de verse señalada por el presidente y aseguró que los docentes necesitan “respuestas concretas, no meras palabras, sino hechos”.

“Pensé que se iba a hacer referencia a la violencia en general y no que nos iba a citar a nosotras dos con nombre y apellidos. Es contradictorio, pide que nos cuiden pero siento que no nos cuida, porque si realmente le preocupase la docencia estaría brindando el sueldo y no el ajuste contra el que se está reclamando la docencia argentina”, dijo Machuca.

Además contó que en su comunicación con Bullrich le pidió leyes que protejan a los trabajadores de la educación, y el funcionario le respondió que se está trabajando en el tema, “pero faltan firmas de algunas Secretarías”. En contra de lo que aseguró este miércoles el propio Macri, quien dijo genéricamente que la iniciativa estaba lista.

En general, la docente consideró que la realidad familiar y social conduce a que se sobrecargue “a los maestros de compromisos pero nunca se ocupan de ellos; la escuela tiene que cumplir muchísimos roles”. 


COMENTARIOS
Más de INTERIOR