Árbol genealógico del macrismo
Por Federico Pérez Córdoba (*). La gestión de negocios que comanda el grupo empresario Macri, más que derecha moderna, remite a los gobiernos de la vieja derecha latinoamericana encarnada por los Somoza o los Trujillo por la voracidad de pasar al patrimonio particular cuestiones de interés del resto de la ciudadanía.

El desesperado ritmo con el cual los principales asuntos de interés público son  redireccionados a incrementar el patrimonio del grupo empresario Macri o firmas satélites, define el rumbo de la “gestión” nacional. 

En este calco de lo que fueron algunos gobiernos latinoamericanos de la década del 30 y el 40, la mayoría de los politólogos la pifian al intentar emparentar la administración Macri con las derechas que gobernaron nuestro país o intentaron hacerlo, desde 1900 hasta el 10 de diciembre de 2015. 

De tal manera, una rápida enumeración de las decisiones adoptadas desde Balcarce 50 tendrá como contraparte un beneficio que, directa o indirectamente, tiene como destinatario a las empresas de la familia presidencial o sus “amigos de negocios” más cercanos.

Así, el escándalo multimillonario con la deuda del Correo Argentino tiene a Sociedades Macri (SocMa) como principal beneficiaria. La transferencia de rutas de Aerolíneas Argentinas a la línea Avian (fusionada con MacAir, de SocMa), es otro caso. El tarifazo en los peajes que promete millonaria facturación a Autopistas del Sol (Sideco Americana, es decir, SocMa), es otro más.

En esta misma dirección, las obras millonarias que desde el Estado nacional contrataron con las empresas Calcaterra y Nicolás Caputo, exponen  fuertes indicios de que la transferencia de fondos va para el área circundante a los Macri. Incluso, los u$s 50 millones que el Estado nacional “invirtió” en la feria madrileña ArCo, donde “expuso” María Calcaterra, abultan los ejemplos anteriores.

Es más, un grupo de diputados nacionales de la oposición se encuentra recabando información que apunta hacia Pampa Energía y Edenor –inyectada con lo que dejarán los ciudadanos a través de los tarifazos- podría tener  nexos con el grupo empresario Macri, además del amigo y “benefactor” Joe Lewis, quien figura como accionista.

En la ingeniería financiera de todos estos negocios fuertemente sospechados, aparecen el Meinl Bank, domiciliado en las Bahamas y adquirido por la constructora Oderbrecht, y el Interfinanzas, también con domicilio en este mismo paraíso fiscal, como los que podrían haber canalizado estas operaciones un tanto menos expuestas a la luz pública.

Un poco más arriba en el mapa americano, durante el siglo pasado (década del 30), los precursores de este “modelo de gestión” que hoy caracteriza al macrismo, fueron Rafael Leónidas Trujillo y Anastasio Somoza. Uno en República Dominicana, otro en Nicaragua. O sea, lejos de cualquier modelo que pueda corresponderse con la derecha argentina, desde 1860 hasta la llegada del primer radicalismo al poder, ya en el siglo XX. 

El presidente Trujillo se caracterizó por el empobrecimiento del pueblo dominicano, en relación inversamente proporcional con su patrimonio familiar, “estilo de gobierno” que durante 30 años sometió a la ciudadanía. El hijo de Rafael Leónidas, Ramfis, fue nombrado general, pese a sus escasos once años de edad.

Su colega, Anastasio Somoza, junto a su descendencia, tuvieron el mando de Nicaragua desde 1934 hasta 1979. Al igual que su colega dominicano, el proceso de pauperización de la población tuvo como correlato el incremento de su fortuna particular.

En referencia a los Somoza, es recomendable la reseña hecha por Eduardo Galeano en el libro “Memorias del Fuego” (El Siglo del Viento). En el relato “Nicaragua S. A.”, el uruguayo se remonta a 1972, a fin de graficar lo siguiente. “El turista llega al país, en avión o barco de Somoza y se aloja en uno de los hoteles que Somoza tiene la capital. El turista está cansado, y se echa a dormir sobre cama y colchón, fabricados por Somoza. Al despertar, desayuna café Presto, propiedad de los Somoza, con leche de vacas de Somoza y azúcar cosechada en una de sus fincas y refinada en uno de sus ingenios. Enciende un fósforo de la empresa Momotombo, de Somoza, y prueba un cigarrillo de la Tabacalera Nicaragüense, que Somoza posee en sociedad con la British American Tobacco Company”.  

El viaje propuesto por Galeano a la Nicaragua de los Somoza continúa hasta un eventual repaso cotidiano que induce a tener una aproximación al inmenso patrimonio que este grupo de empresas familiar logró acumular, tras seducir y/o someter a la población.

Tal vez, en los anteriores ejemplos, se encuentra la principal dificultad para caracterizar el momento político que atraviesa la Argentina de hoy, en pleno inicio de la gestión del macrismo. Un simple plan de acumulación, jamás intentado en nuestro país, pero que no remite a nada que se asemeje a una “derecha moderna”. Más bien, lo hace a estos ejemplos centroamericanos de un siglo atrás y que llevó a caracterizar a sus gobiernos como “Repúblicas bananeras”.

(*) Especial para www.saltainforma.com


COMENTARIOS