El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Versiones sobre el misterio de Vaqueros

El aporte periodístico del portal Infomatesalta permitió relativizar que Nicolás Cajal, gerente de Garbarino, haya sido incorporado como querellante en la causa que investiga el asesinato de su esposa, Jimena Salas.

Versiones sobre el misterio de Vaqueros

Los colegas de Informatesalta desmintieron hoy que el marido de Salas haya sido incluido en tal rol de damnificado en la causa por el asesinato de Jimena Salas, ya que la investigación aún no determinó posibles sospechosos, la condición esencial exigida por el Código Procesal para encuadrar a Nicolás Cajal en tal figura.

Esta especie del gerente de Garbarino pasado a querellante fue atribuida a una versión parcializada que habría dado su abogado patrocinante.

Sin embargo, más allá de este entredicho entre el mencionado portal y la versión que hizo circular diario El Tribuno, lo más preocupante es que la investigación prosiga sin posibles sospechosos.

En un principio, las expectativas para dilucidar lo que pasó aquel 27 de enero en Vaqueros estaban puestas en los resultados de las muestras de ADN encontradas en el lugar del homicidio, las que fueron analizadas por el Cuerpo de Investigaciones Fiscales.

Frente a lo que insinuaba ayer El Tribuno (que el gerente de Garbarino habría sido descartado como sospechoso porque los rastros genéticos estudiados por el CIF no correspondían con los suyos) y lo que acepta Informatesalta (que el estudio genético no lo vincule), queda por sopesar una hipótesis más sobre la investigación. 

La misma es que Cajal haya presentado una explicación razonable, en relación al material analizado por el CIF, puesto que vivía en la casa donde ocurrió el homicidio y lo usual es que tales rastros se hallen por todo el lugar. Incluso, no resultaría inaudito que el cuerpo de la víctima cuente con restos suyos, ya que los desplazamientos de alcoba son frecuentes en la vida conyugal.

Un importante punto a favor de la conjetura presentada por Informatesalta es el hecho que el “joven abogado que desde hace semanas intenta ser atendido en la Unidad de Grave Atentado contra las Personas”, aún no consiguió su cometido ¿Cuál será la razón?

Ello mismo, además, revela lo que este portal caracteriza como una “enorme preocupación que tiene por su cliente: Nicolás Cajal, esposo de Jimena Salas”, en desligarse de toda sospecha.

Por lo pronto, que “el viudo apenas si tenía unas pequeñas manchas de sangre en sus dedos, algo que podría indicar que no tuvo la reacción que se espera en estos hechos, como la de intentar reanimar a la víctima”, ponderada por Informatesalta, no deja de ser una suposición interesante.

En cuyo caso, las preguntas al respecto (¿Se asustó con la imagen del cadáver? ¿Dio por fallecida a Jimena? ¿Alcanzó a ver al/la asesino/a en su huida, o discutió con el/la autor/a del hecho?) resultan más productivas para la continuidad y el objetivo de la investigación. La que no es otra que determinar, mediante pruebas e indicios, el/la sospechoso/a y posible autor/a del sangriento crimen que todavía conmueve a Vaqueros.


COMENTARIOS

Lo Más Visto