Atento al impacto político
El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, resaltó el rol de la justicia al actuar en caso de corrupción que “pueden alterar el escenario político, económico y social”, dijo en su visita a Brasil.

En su visita al vecino país, Lorenzetti se mostró a favor que sea el Poder Judicial el que intervenga en casos de delitos en perjuicio a la administración pública, tal como está ocurriendo con los jueces brasileños que investigan el escándalo internacional Lava Jato. 

Precisamente, el titular del máximo tribunal argentino, fue recibido al final de esta semana por Luiz Edson Fachin, quien tiene a su cargo la investigación por la megacausa Lava Jato, pesquisa que permitió descubrir pistas sólidas de sobornos en toda América del Sur (incluida la Argentina) pagados por la constructora Oderbrecht. 

"Hoy tenemos cuestiones de interés institucional, como corrupción, medio ambiente, derecho del consumidor y todos pueden alterar el escenario político, económico y social", dijo Lorenzetti en la exposición que ofreció en portugués, ante fiscales y jueces cariocas.

Además, ponderó a Fachin y los demás encargados de profundizar en esta causa, a pesar de los inconvenientes jurisdiccionales (el ámbito geográfico en el que puede actuar la justicia) en "casos regionales y globales y decisiones que extrapolan la jurisdicción".

En este punto, Lorenzetti resaltó la importancia que estos casos de interés público tienen en cuanto a movilización de la sociedad (traducido como “movilidad social” por la oficina de prensa de la Corte argentina).  

El titular del tribunal, dijo que los jueces deben favorecer a la participación popular por medio de audiencias públicas en temas de derechos fundamentales para "escuchar todas las posiciones, pero las presiones son entre las partes, el debate democrático no puede ser un juego de presiones, algo que debe ser resuelto en la armonía, con un debate técnico”.

"El poder judicial de Brasil tiene, actualmente, una posición de liderazgo en nuestra región y tenemos que trabajar juntos para fortalecer la institucionalidad en la región y la identidad cultural que tenemos", dijo Lorenzetti ayer en la capital brasileña.

Lorenzetti estuvo en Brasilia un día después de que los fiscales generales y procuradores de 11 países, entre ellos Argentina, firmaron el jueves la Declaración de Brasilia para cooperar en el intercambio de informaciones respecto de la Operación Lava Jato, que incluye la delación de ejecutivos de la empresa constructora Odebrecht sobre sobornos pagados en 12 países de América Latina y Africa para obtener contratos de obra pública.

También se refirió frente a la implementación de los derechos fundamentales por parte de las soluciones judiciales complejas, como la convivencia y la "colisión" con otros Poderes y los nuevos problemas, como la judicialización de los conflictos en la sociedad y en la administración”.

Por eso, subrayó que es importante que los jueces tengan preocupación con lo que llamó "expectativas sociales" para la resolución de conflictos en los tribunales.


COMENTARIOS
Más de INTERNACIONALES