10ºc
El Clima en Salta

10ºc

Dia Parcialmente Nublado

Hoy

Min: 3ºc

Max: 16ºc

Mañana

Min: 5ºc

Max: 16ºc

Pasado

Min: 7ºc

Max: 17ºc

Escapada a Chile

En medio del escándalo político por la condonación de Macri a Macri, el presidente Mauricio Macri y su par trasandina, Michelle Bachelet, encabezarán mañana en la ciudad chilena de Colina, la ceremonia central conmemorativa del bicentenario de la Batalla de Chacabuco, primera en la secuencia de los combates que derivaron en la liberación de Chile.

En este ocasión ambos mandatarios se trasladarán luego a Santiago de Chile para mantener una reunión en el Palacio de la Moneda.

Macri y Bachelet hablarán de renovar el impulso a la relación bilateral, tras los avances relevantes logrados en anteriores reuniones, y además abordarán los detalles del próximo encuentro entre los cancilleres y ministros de comercio de los países miembros del Mercosur y la desacreditada Alianza del Pacífico, fijado para el mes de abril.

El contexto internacional de este encuentro bilateral y de la reunión de cancilleres de ambos bloques económicos marcado por las nuevas políticas comerciales estadounidenses será uno de los principales temas del diálogo bilateral, siguiendo la misma línea de la visita de Macri a Brasil.

 

De manera increíble, la ministra de Relaciones Exteriores, Susana Malcorra, consideró esta semana que pese a la anulación del gobierno de Trump al Tratado Transpacífico genera "un espacio y una oportunidad" para Argentina, particularmente con la Unión Europea, dijo en la conjetura que EEUU rompa con el Viejo Continente (cuando, en realidad, apenas se trata de un reacomodamiento ante la eventualidad que la Eurozona sufra más deserciones). 

Para colmo, Chile ni siquiera forma parte del TTP como miembro pleno, y es apenas un  estado asociado, pero a falta de mejor candidato es el único interlocutor a mano y también un potencial socio en la ruptura del Mercosur que impulsan Argentina y Brasil.

Para mayor curiosidad, la canciller argentina planteó estas complicaciones como una apuesta a “desideologizar” –signifique esto lo que signifique- las relaciones con países vecinos y evitar “una concepción antinómica de enfrentamiento entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico”. 

Aunque lo que la titular de la diplomacia gaucha no alcanza a entender, por eso confunde con una antinomia, es la degradación en la que el accionar político sumió a sendas encarnaciones comerciales en bloque. La del gobierno de Mauricio Macri, en el primer caso, y el decreto con el que Donald Trump le dio de baja el mes anterior a la segunda.

Lo que podría resultar más creible es que Macri y Bachelet hablen con perspectivas a mejorar el comercio bilateral, cuyo saldo favoreció ampliamente al país trasandino, en cuanto a cantidad de productos traficados y el aluvión de los contingentes de argentinos que huyeron del Plan Gubernamental “Cuidado con los precios” a hacer valer sus ingresos en los shoppings de la nación vecina.


COMENTARIOS

Más en LO QUE VIENE