El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Novedades al caer

Una de las líneas de investigación que, según se considera, podría arrojar novedades en el caso del asesinato de Jimena Salas gira alrededor del marido de la víctima, Nicolás Cajal, gerente de Garbarino.

Novedades al caer

Pese al hermetismo con el que se maneja la justicia ante el homicidio de Jimena Salas, el entorno de Nicolás Cajal podría proveer novedades tendientes a esclarecer el contexto del caso, lo que justificaría las reiteradas declaraciones testimoniales pedidas por la justicia al marido de la víctima.  

Para ello, los pesquisas ahondaron en los contactos laborales y personales de Cajal, lo cual avala sospechas que existirían terceros/as ligados al gerente de una reconocida firma de electrodomésticos y que éstos/as últimos/as tendrían información para aportar.

Lo llamativo de la causa es que, desde un principio resultó notorio que tanto la justicia como muchos medios de comunicación taparon el vínculo laboral del marido de Salas con Garbarino, como también que la propia víctima se desempeñó, años atrás, en esta misma firma comercial.

"La Fiscalía ya tiene varias líneas de investigación sobre las que está trabajando, pero no se pueden revelar para no entorpecer las averiguaciones", le adelantó una fuente de la investigación al diario El Tribuno, respecto al crimen del pasado 27 de enero, al mediodía.


En la semana que pasó, a pedido de la Fiscalía de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas 2, a cargo de Pablo Paz, se hicieron nuevos relevamientos y recolección de  pruebas en la vivienda de la familia Cajal Salas, en el barrio San Nicolás.


Se estima que el lunes o el martes el fiscal Paz podría recibir el informe de los primeros análisis y cotejos sobre las pruebas recogidas en la casa y las de ADN extraídas del cuerpo de la víctima.

Jimena Salas, ex empleada de una firma dedicada a comercializar electrodomésticos, fue víctima de un ataque feroz, que incluyó más de 40 puñaladas y con la víctima intentando defenderse con todas sus fuerzas, por lo cual en sus manos quedaron cabellos de su agresor.


Se espera que con los resultados de los peritajes, el fiscal pueda tener un panorama más claro de lo sucedido y mayor certeza sobre la identidad del asesino o asesina.

“El esposo de Jimena, Nicolás Cajal, declaró varias veces ante el fiscal Paz y el fiscal Rodrigo González Miralpeix, el primero que tomó el caso”, reseñó este domingo el diario El Tribuno.

El racconto de los hechos es que el día viernes 27, entre las 13:15 horas y antes de las 13.45, Jimena Salas recibió más de 40 heridas de cuchillo, mientras sus dos hijas permanecían encerradas en el baño del domicilio.

Ese lapso, de media hora, es lo que trata de dilucidar la justicia y todo indica que la investigación ya cuenta con al menos dos hipótesis sobre cómo ocurrieron los hechos y quién se encontraba –además de Jimena y sus dos hijas- en la casa que en Vaqueros posee el matrimonio Salas/Cajal.

En las primeras horas de aquel fin de semana, las preguntas de la Policía provincial solicitaban a los vecinos información respecto a un automóvil blanco, en cuyo interior se encontraba un perro, y que en aquel instante habría estado muy cerca del hogar donde ocurrió el asesinato.

La versión oficial indicó que Salas habría sido hallada, a las 13:45 horas, por su esposo en medio de un charco de sangre, en la casa que aún compartían en Vaqueros.

Nicolás Cajal, quien regresaba de trabajar, asegura que avisó de inmediato a la Policía y trató de proteger a las dos pequeñas hijas del matrimonio, que estaban encerradas en el baño.


COMENTARIOS

Lo Más Visto