El inolvidable De la Mata
Vicente de la Mata, jugador de notable habilidad, debutaba hace 80 años como titular en el seleccionado argentino en la derrota 3-2 ante Uruguay por el Campeonato Sudamericano que se disputó en Buenos Aires de 1937.

Con apenas 19 años recién cumplidos, el 23 de enero de 1937 y en el viejo estadio de San Lorenzo, que era usado para partidos internacionales, "Capote" de la Mata, jugador de Central Córdoba de Rosario, fue titular en el equipo argentino.

En ese cotejo también debutó el mediocampista uruguayo Severino Varela, aquel que jugaba con boina blanca y fue figura en Boca Juniors. Esa tarde fue autor de uno de los goles del equipo "celeste", mientras que los otros dos tantos los señalaron Eduardo Ithurbide y Juan Emilio Piriz.

Para la Argentina señalaron el delantero de Boca Francisco "Pancho" Varallo y el atacante de Estudiantes de la Plata Alberto Zozaya.

Después de la derrota ante Uruguay, el seleccionado argentino venció 1-0 a Brasil, con gol del jugador de Racing Enrique "Chueco" García, lo que obligó a jugar una final con ese país, en el viejo estadio de River Plate de la avenida Tagle (actualmente Del libertador).

En ese desempate, el seleccionado argentino venció al brasileño por 2-0 y los dos tantos los señaló de la Mata en tiempo suplementario.  

Pocos días después, el pase del joven delantero fue comprado por Independiente para integrar una célebre delantera junto a Juan José Maril, el paraguayo Arsenio Erico, Antonio Sastre y José Zorrilla.   

Alguna vez, en revistas deportivas, de la Mata recordó: "Independiente me compró en 27.500 pesos. Parece poca plata, pero era mucho. Yo entonces compraba un kilo de carne con cuarenta centavos y un litro de leche con cinco. Me daban 200 pesos por mes y 150 por partido. Además, cobraba un prima de 5.000 pesos anuales. Con todo eso, mantenía a una hermana casada y su hijo, y todavía me sobraba plata".

Cuando llegó al seleccionado argentino, Sastre, luego compañero en el equipo de Avellaneda,  le dijo: "Juntate conmigo que los dos vamos a hacer capote" y allí nació su apodo.

Su imagen en viejas fotografías de la época lo muestra alto, delgado, peinado con raya al medio y con un fino bigotito a la moda del actor norteamericano Errol Flynn.

Había comenzado en Central Córdoba, donde decía que había aprendido junto al ídolo rosarino Gabino Sosa, y en Independiente jugó de 1937 hasta 1959, con corto paso a préstamo en Newell's de 1951 a 1952. En total disputó 362 partidos y marcó 152 goles.

Su más recordada conquista fue a River el 12 de octubre de 1939. Fernando Bello, arquero del "Rojo" recordado por su corpulencia, cortó un avance rival y se la dio De la Mata, que estaba en el círculo central.  

Desde allí,  "Capote" arrancó y gambeteó en fila a José Manuel Moreno, José María Minella, Luis Vassini, Carlos Santamaria y al tucumano Alberto Cuello dos veces y otra vez a Santamaría. Cuando ingresó en el área, amagó tocar para Erico, pero remató hacía un costado del arquero Sebastián Sirni y señaló un golazo.  River perdió 3-2 pero eso fue una anécdota, la foto, el recuerdo fue para "Capote" y su tanto.

"Yo diría que a ese gol lo hizo famoso la gente. No creo que fuera para tanto... Es más, en ese tiempo todos los goles tenían algo de golazo. Es que la calidad de los futbolistas producía goles de ese tipo. Para muchos fue el mejor gol de mi campaña, pero yo me quedo con los dos que le marqué a Brasil en el Sudamericano", evocó.

El ex delantero, que falleció en 1980,  también fue un corto tiempo director técnico de Independiente. Tuvo un hijo con su mismo nombre,  que también jugó en el "Rojo" pero sin su mismo suceso, en la década del '60.  


COMENTARIOS
Más de DEPORTES