Dónde van las fichas
Por Federico Pérez Córdoba *. El armado en la capital provincial sigue siendo el gran desafío para el frente pejotista que constituye el principal sostén del gobierno, a cargo de Juan Manuel Urtubey.

En el principal distrito en cuanto a cantidad de electores, el oficialismo tiene este año la apuesta de conciliar el armado de su estructura interna y, a la vez, presentar una oferta competitiva para el electorado en general.

El frente U pondrá en juego cuatro de las bancas capitalinas que integran el bloque del PJ, el Partido Obrero otras cuatro y Salta Nos Une, las dos restantes. 

Sin embargo, sobresalen los requerimientos de ajustarse a este mapa que necesita combinar dosis de peso interno con proyección hacia el resto de los votantes, con el nombre del presidente de la Cámara Baja y titular de la Comisión de Acción Política del justicialismo, Manuel Santiago Godoy, al tope de las exigencias de renovar su banca.

En un plano similar, el sindicalista Eduardo Abel Ramos también se alista para un período electoral en el cual resulta objetivo que mantiene su peso para gravitar en una interna, aunque en la dirigencia partidaria expresan dudas que pueda proyectar atractivo por el lado del sector de la ciudadanía “independiente”.  

Junto con Godoy y Ramos, los actuales diputados Raúl Romeo Medina y Matilde Balduzzi también necesitan renovar en los comicios de este año.

Pero en general, el debate profundo en el oficialismo está ligado a cómo remontar los pobres resultados de los recientes llamados electorales 2015 y 2013, citas en las que perdió la intendencia, la banca en el Senado provincial, un escaño nacional y varias en la Cámara baja salteña. 

La responsabilidad por esos traspiés constituyen la disputa actual en el horizonte pejotista, la que enfrenta al titular de la CAP –Godoy- con el vicegobernador y ex intendente capitalino –Miguel Isa-, contendientes en el match de ping pong para dilucidar cuál de los dos carga con tal peso. 

Detrás del titular del Senado gaucho, intentan alinearse quienes plantean desde el Ejecutivo provincial la necesidad del “trasvasamiento generacional”, pero hasta hoy no logran convencer al gobernador Urtubey respecto al predicamento sobre la dirigencia del PJ y su sintonía con el gran electorado de Capital.

En contraste, pocos creen que el titular de Diputados y jefe de la CAP se resigne a quedar fuera de competencia, mientras que desde la perspectiva gubernamental dejar afuera a Godoy equivaldría a invocar brisas para una nueva derrota.  La tercera consecutiva.


COMENTARIOS