Noche de rock a todo vapor
Los ingleses Black Sabbath cerraron anoche su gira por nuestro país en el estadio de Vélez, pero la oferta general del show excedió largamente el precio de las entradas.

Iommi, Butler y Osbourne, más el baterista Tony Cufletos dijeron “misión cumplida” en la noche del sábado, luego de su actuación en el estadio José Amalfitani, con un espectáculo que fue pura solvencia musical y escénica.

Pero también dieron un plus, mucho antes del final con el clásico “Paranoid” o el inicial “Black Sabbath”. Y es que con “The end tour” los británicos trajeron un número de apertura de primera línea: los chicos de Rival Sons, una bandita que la descose sobre el escenario.

Jay Buchanan, el cantante de RS, es lo más parecido que alguna vez pudo escucharse y emparentarse con Glenn Hughes, formidable cantante de Deep Purple (también Sabbath y Black Country Communion) y excelente bajista.

Los hijos rivales de Buchanan ya habían deslumbrado en Córdoba, un fragmento que a continuación www.saltainforma.comcomparte con ustedes.


COMENTARIOS
Más de MUSICA