El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Saldo de maldiciones

La disculpa pública que se viene es la de Mauricio Macri a Donald Trump, elegido para reemplazar a Barack Obama en la presidencia estadounidense, en una larga cadena de acciones similares.

Saldo de maldiciones

El presidente argentino le exigirá al magnate inmobiliario Donald Trump que lo disculpe por haberlo llamado “chiflado” y “ridículo”, durante una entrevista con Viviana Canosa. 

Con firmeza, Macri exhortará al electo presidente de EEUU  a agachar la cabeza y aceptar, junto con esta rectificación de su par argentino, una lluvia de productos argentinos. De lo contrario, advirtió el aún titular de Casa Rosada, se expondrá al bombardeo de 18 toneladas de soja, lanzados por la marina mercante.

A su vez, el diputado nacional José Luis Gioja pidió disculpas a Macri por haberlo llamado “boludo” durante un discurso en una unidad básica de San Juan y, por el contrario, aseguró tener “gran respeto” por el mandatario.

Gioja salió a disculparse con el Presidente con un mensaje en su cuenta oficial de Twitter, y pidió “pasar la página”, sino se vería obligado a usar el vocablo “pelotudo”.

Pero al cruce del ex mandatario sanjuanino, el animador televisivo Jorge Lanata le exigió a Gioja que se abstenga de utilizar parte del arsenal teórico que se utiliza en su programa televisivo para denigrar a cuanto prójimo pasa frente a las narices del canal 13, grupo Magnetto-Noble.

Por añadidura, el conductor extendió la prohibición al legislador cuyano, respecto al uso de los términos “vieja enferma”, “todos chorros” y “paraguayos delincuentes”.

Por su parte, el economista José Luis Espert pidió perdón por llamar “nabo” al presidente Macri y “loser” (perdedora) a la canciller Susana Malcorra.

Su colega y funcionario, Alfonso Prat Gay hizo una autocrítica y pidió que pase por una equivocación haberles dicho “grasa” a los trabajadores despedidos por el Estado, como también denigrado a los santiagueños al haber afirmado que nunca más nadie de esa provincia podría llegar a presidente de la nación.

A su turno, la diputada Margarita Stolbizer pidió también que se dé vuelta la página, luego de haberle dicho “delincuente” a la ex presidenta Cristina Kirchner y a sus hijos Florencia y Máximo. 

Mientras, el neonazi Alejandro Biondini exhortó a la dirigencia política a actuar con calma y evitar agudizar la situación de lo que queda del país.

Y al final, Donald Trump se sorprendió con el nivel de agresión que se instaló entre la dirigencia política argentina y les aconsejó seguir la línea trazada por el Papa Francisco.

Sin embargo, desde Cambiemos le advirtieron al virtual nuevo mandatario norteamericano que no tolerarán intromisiones en la política local, menos de “yanquis de mierda”, porque la tarea a realizar comprende unir a los argentinos.


COMENTARIOS