El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

El que acepte menos se queda
El que acepte menos se queda

La titular del PAMI de Salta reconoció a medias los despidos de médicos de cabecera en la obra social, pero anticipó que si aceptan rebajar sus honorarios continuarán prestando servicios.


La directora del PAMI salteño, Gladys Moisés, negó a medias que hayan despidos en médicos de cabecera que prestan servicios a jubilados y pensionados en nuestra provincia. 

Sin embargo, la funcionaria admitió tácitamente que si los galenos firman el nuevo convenio –que les rebaja un promedio del 30 % lo que venían cobrando- podrán trabajar todos los que acepten este cambio de condiciones.

“Los médicos se pueden quedar tranquilos y los afiliados también”, dijo al establecer el nuevo condicionamiento para las prestaciones con esta obra social para el sector pasivo.  

“Antes un médico tenía 500 afiliados en un padrón y se le pagaba por esos 500 afiliados independientemente que atienda uno o cinco, en cambio ahora, se les va a pagar un fijo por el número que tengan de padrón y por prestaciones”, contrastó este lunes por FM Pacífico.

Sin dar mayores precisiones, Moisés dijo que “antes iban una vez y le daban turno para 20 días, a veces ni una vez al mes podían ir, en cambio ahora los médicos van a cobrar una consulta cada vez que se atienda a los afiliados”, afirmó.

De manera preocupante, la titular del PAMI salteño no distinguió entre distintos grados de complejidad y sólo adelantó genéricamente que los médicos (sin especificar cuáles, entre los de cabecera y los especialistas) facturarán un 50 % más, per cápita y por prestación. 

“Habrá aumentos considerables, que creo que es muy conveniente y los médicos también reclamaban esto, de que no se le pagaba por prestación, yo creo que es una conquista”, aventuró.

En paralelo, presentó como un avance la volatilidad en la designación de médicos de cabecera, los que a partir de abril del año que viene van a poder elegirse y cambiarse cada dos meses, por parte de los afiliados.

Además, adelantó una divisoria de aguas entre médicos clínicos y con especialización, ya que los primeros (o de cabecera) podrán prescribir estudios, con lo cual se les permitirá mayor facturación. Y, por ende, el inicio de una eventual rivalidad con sus pares especialistas.


COMENTARIOS