El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

El día de la Madre Theresa

Por Federico Pérez Córdoba (*).

El día de la Madre Theresa

De todas las madres que tuvieron motivos para festejar este domingo, la única que lo hizo en términos de política externa con el macrismo fue la Madre Patria, Gran Bretaña. Y la Madre Theresa, no por la de Calcuta, sino May, primer ministra británica.

El silencio del gobierno nacional por la escalada misilística británica en Malvinas, es apenas un escalón, comparado con el desdén que le dio el presidente Mauricio Macri, este sábado en una conferencia de prensa en el Vaticano. 

Al ofrecer su versión, respecto a lo que fue el encuentro con otro argentino, Jorge Bergoglio, el mandatario afirmó que esta preocupante cuestión ni siquiera se tocó en su cónclave con el Papa. 

Ahora, habría que ver si es tan así, lo que se develará por estas horas, nomás, cuando el Pontífice amplíe el panorama con el encuentro de mañana con el senador nacional Fernando “Pino” Solanas.

El ex director de cine y actual legislador por la oposición, le hará entrega este lunes a Francisco del documento “Es el momento de ponernos la Patria al hombro”, firmado por el diputado nacional Felipe Solá, sus par Omar Plaini y Héctor Daer, el diputado al Palasur Gustavo Valdés, y el legislador porteño Gustavo Vera.

Podría ser un nuevo día de fiesta para Theresa May, como el que ya tuvo en el reciente encuentro de septiembre en Washington, cuando la Foreign Office y la Cancillería argentina desacreditaron lo asegurado por su par de Balcarce 50. 

Este sábado, el mandatario argentino, no sólo negó que en su reunión con el jefe de Estado de Vaticano, hayan tratado lo que están haciendo los británicos en el Atlántico sur, sino que derivó cualquier interés o punto de vista en su canciller, Susana Malcorra, como la persona más adecuada para evacuar “alguna inquietud sobre el tema Malvinas”.

Además, encuadró tal requisitoria como una consulta extravagante, lo cual pasó desapercibido para la mayoría de los periodistas, al plantearla como una acción de consultoría privada, al invitar que ahí tienen a “la Canciller para cobrar cualquier consulta".

Lejos de ser un nuevo paso en falso del actual titular del Ejecutivo nacional, la cuestión Malvinas (o, mejor dicho, el desinterés por ello) y el posicionamiento del líder conservador forman parte del ideario que desde siempre mantuvo y ahora se limita a llevarlo a cabo desde Balcarce 50.

En 1997, cuando fungía como presidente de Boca Juniors, Macri confesó que “nunca entendí los temas de soberanía en un país tan grande como el nuestro". Y advirtió que "las Islas Malvinas serían un fuerte déficit adicional para la Argentina", dijo en aquella oportunidad al diario La Nación.

Por ello, el gobierno inglés que encabeza Theresa May debe estar festejando a brazo alzado este domingo, al ver este hincar de espaldas de su par argentino. El cual, por otro lado, debe causarle mucha risa, si repasa aquel ataque de whisky que llevó a Leopoldo Galtieri a invadir la Malvinas, con escaso armamento y el solo patriotismo de un grupo de jóvenes mal pertrechados.

Pasando por el posterior intento de encauzar el asunto por los canales diplomáticos, durante la presidencia del radical Raúl Alfonsín. Hasta la pésima idea de obsequiar ositos de peluche a los kelpers, durante el menemismo.

La vuelta a los canales de los foros internacionales, similar a los del alfonsinismo, plasmado durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner.

Hasta el presente, donde un gobierno que -según se sospecha- en el intento vano de colocar una candidata a la titularidad de Naciones Unidas (vetada por Rusia en función de considerarla una simple correveidile de Estados Unidos), resigna todo lo que se venía avanzando y otorga regalos de ocasión para su avance en el sur del continente americano.

Deben estar entre sorprendidos y descostillados de risa en Londres. Un país que, en materia de política exterior, mantiene una posición coherente a lo largo de las décadas, ya sea que gobierne un conservador o lo haga un laborista. Lo que, en su idiosincrasia, equivale a “ser serio”.

(*) Especial para www.saltainforma.com


COMENTARIOS

Más en EDITORIAL